Reseñas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más Información

Aviso | Cookies

El corsario negro; por Emilio Salgari.

Una novela de piratas a cargo de uno de los maestros del género, pero que en cierto modo me ha decepcionado.

Las navidades pasadas no han sido las mejores posibles en cuanto a regalos. Sus queridas majestades no me han traído libro alguno al que hincarle el diente —por la crisis, supongo—, sin embargo he logrado hacerme con algunos títulos, digamos de segunda mano, pero lo suficientemente interesantes como para tenerlos en cuenta. Desde mis años mozos poco o nada he leido de Emilio Salgari (1862-1911), así que “El Corsario Negro”, y “Los Tigres de Mompracen”, me han parecido una buena manera de reconciliarme con este autor, padre del célebre Sandokan, y por ello, todo un referente en las historias de piratas. No fue algo premeditado, pero tuve la oportunidad de hacerme con ellos, y la aproveché.

Además, otro de los motivos que me llevaron a la lectura de este clásico es el hecho de tener entremanos (arrinconado) el borrador para un relato de piratas; y claro, uno de los principales problemas que se me presentan es la falta de léxico. El vocabulario marítimo, y el argot empleado por los marineros es algo que, por mucho que uno lea y al no ser de uso acostumbrado —sobre todo si uno es de tierra firme—, supone un impedimento notable. Quizás será por ello que los principales escritores de este género antes de dedicarse a la escritura tuvieron sus experiencias a bordo de algún navío, como el propio Salgari. Para saber como era un barco, para identificar sus distintas partes, más allá de la proa o la popa, y para comprender lo que se debe de sentir navegando a toda vela, lo mejor es vivirlo, y no leerlo. Un problema típico, cuando uno quiere escribir sobre épocas o circunstancias específicas, algo que no ocurre en la ciencia ficción, donde al contrario, lo que prima es inventarse todo tipo de palabros.

Echemos un vistazo a la trama:

El Corsario Negro es una novela de piratas; término que en ningún momento utiliza el autor, sustituyéndolo por corsarios o filibusteros, según convenga. El personaje central es un noble italiano “Emilio de Ventigimilia, señor de Roccabruna y Valpenta”, que se hace a la mar con la única intención de vengar a sus dos hermanos muertos, “El Corsario Verde” y el “Corsario Rojo”. Para ello recurre a la piratería, y a bordo de su fabuloso navío “El Rayo”, se dirige a Maracaibo, ciudadela gobernada por su enemigo el flamenco “Wan Guld”.

Cuando llega a la ciudadela descubre que el cuerpo de su hermano “El Corsario Rojo”, todavía sigue colgado de la horca, en medio de la plaza principal. Decidido a rescatar su cuerpo, al caer la noche se infiltra en la líneas enemigas junto con dos de sus mejores hombres, y tras varias escaramuzas, logra su objetivo.

De nuevo a bordo de “El Rayo”, mientras navega por el Mar del Caribe, se topa con un navío español al que decide abordar. Entre los prisioneros se halla una bella dama de la que se enamora perdidamente; solo que, para su desgracia, es familiar del gobernador Wan Guld.

Un poco de crítica:

El Corsario Negro es la primera novela del ciclo “Los piratas de las antillas”, el cual se compone de seis títulos: "El corsario negro" (1898); "La reina de los caribes" (1901); "Yolanda, la hija del corsario negro" (1905); "El hijo del corsario rojo" (1908) y "Los últimos filibusteros" (1908). Todo gira entorno a dicho corsario; un personaje de ficción, sin embargo algunos de los otros que se citan en el transcurso de sus aventuras, sí cuentan con un perfil histórico, como son Henry Morgan, o “El Olones”. Al margen de la veracidad de los hechos, lo que no me ha gustado —o mejor dicho, me ha decepcionado—, es la trama en sí misma; soporífera, lineal, y sin apenas momentos de tensión.

El Corsario Negro se muestra como un pirata romántico, honrado y justo, algo que se aleja mucho de la concepción que uno puede tener acerca del término. Las cosas como son, me hubiese gustado mucho más un personaje malvado, déspota, y capaz de cualquier atrocidad, y no lo que nos cuenta Salgari, en mi opinión “demasiado correcto”. Además, la historia carece de esa esencia pulp que tanto me gusta, y, porque no decirlo, también echo de menos algún elemento fantástico. No se trata de buscar los artificios palomiteros de “Los Piratas del Caribe” en versión Johnny Deep, pero sí algo de misterio y horror, como por ejemplo encontramos en la obra de uno de sus coetaneos, William Hope Hodgson (1877-1918), que nada tiene que ver.

Salgari y Hodgson compartieron momento, y como precursores de la literatura pulp de los años 30, nos ofrecen dos estilos muy diferentes. Algo así como un versus entre la épica y el romanticismo de Salgari, y el horror y la fantasía de Hodgson. ¿Cuál prefieres? Sea cual sea la respuesta, el ganador absoluto de la época —o al menos el más famoso—, fue sin duda R. L. Stevenson, con su “La Isla del Tesoro” (1883); la novela de piratas más exitosa a día de hoy.

En fin, ahora me pondré con el otro título “Los Tigres de Mompracen” (1896), encuadrado en una saga diferente “Los piratas de Malasia”, y veremos que nos depara el personaje de Sandokan, el que sin duda alguna más se identifica con el autor.

Como colofón, añadir que existen varias películas sobre El Corsario Negro, y recuerdo haber visto alguna en la televisión; pero de eso hace ya tantos años que no me acuerdo de nada. Huelga decir que se trata de producciones serie B total, por lo que quizás…, tengan su encanto. Una de ellas, como es la versión de 1971, incluso está protagonizada por la mítica pareja Terence Hill & Bud Spencer, aunque para encontrar algo más o menos fidedigno en relación a la historia de Salgari, quizás sea más apropiada la versión de 1976, dirigida por Sergio Sollima; o, en todo caso, la primera de todas ellas, dirigida en 1937 por Amleto Palermi. Al margen de estas películas, también se produjeron algunas series de TV que explotaban distintos pasajes de la saga.

Algunas películas: El Corsario Negro (1937). Dirigida por Amleto Palermo. Ficha; El Corsario Negro (1971). Dirigida por Lorenzo Gicca Palli, Ficha; El Corsario Negro (1976). Dirigida por Sergio Sollima, Ficha

Un par de trailers...

Versión de 1971

Versión de 1976

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0 / 3000 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 3000 caracteres
terminos y condiciones.
  • No se han encontrado comentarios

Artículos: Últimos comentarios

Exacto, jose luis!, pulpero y..., popero, ochentero
Guardianes de la Galaxia. Pulp... en Artículo Joomla
Yo la he visto y puedo afirmar que se trata de algo diferente, con una aire pulpero muy sugestivo. E...
Guardianes de la Galaxia. Pulp... en Artículo Joomla
Es cierto Vicente, esta película nos resarce un poco de las últimas cagadas de la Marvel. Algunas de...
Guardianes de la Galaxia. Pulp... en Artículo Joomla
Aún no la he visto, pero dicen que lo mejor de esta peli es que se sale de los cánones de las última...
Guardianes de la Galaxia. Pulp... en Artículo Joomla
Coincido con Jose Luis, yo soy fan de la primera etapa de King (Carrie, Ojos de Fuego, etc...) pero ...
Mr Mercedes y Revival: Stephen... en Artículo Joomla

Twitter Follow Me

Amigos en Facebook

S5 Box