Utilidades

Nuestros títulos en las tiendas de Amazon: AMAZON ESPAÑA (€) | AMAZON USA ($)

«Maestros del Pulp 1» solo disponible bajo pedido, o aquí: AMAZON USA

Dame un nombre y te daré una historia

Pulp Name Generator¿Cómo generar nombres pulp? Pulp Name Generators… ¡hay madre!

La mayoría de la gente utiliza en sus conversaciones diarias un sinfín de vocablos de los que desconoce su origen, y no solo lo desconoce, sino que jamás se ha llegado a preguntar de dónde proceden. Hace tiempo, leyendo algo sobre profesiones raras, me encontré con la de “nombrador”, o lo que es lo mismo, persona que se dedica a nombrar cosas. Este tipo de profesión, eminentemente creativa, no goza ni de lejos de la más mínima popularidad como para dedicarle media columna en un periódico, y ya no digo una galería de arte. Encontrar el nombre perfecto para cada cosa, para cada personaje, situación, o un producto muy concreto…, es la diferencia entre el éxito y el fracaso, pero nadie suele pensar en ello de forma consciente.

Para un escritor en general, y en el caso que nos ocupa de novelas y relatos pulp, utilizar los nombres propios con acierto puede llegar a ser toda una odisea, y no son pocas las veces que un nombre propio, entiéndase el nombre de una corporación empresarial (ACME), de una marca de cervezas (DUFF), un periódico a la altura de Superman (Daily Planet), o de un personaje (Barbarella), han trascendido más allá de la obra que les dio vida, llegando a ser utilizados en el argot popular. Son muchos los escritores, autores, y creativos que fracasan estrepitosamente a la hora de nombrar las cosas con acierto, y son muchos quienes se niegan a reconocerlo, y es que la tarea de sencilla tiene poco o nada.

La fuerza de un nombre es tremenda. Un simple nombre, un simple título, es capaz de desarrollar toda una idea, toda una novela de cientos y cientos de páginas. Un buen nombre, título, es como la explosión del big bang, y es necesario prestarle la atención que se merece. Suele ser común que el escritor se centre más en la evolución de la trama, y en la interacción de los personajes, que en la identificación de los mismos, y de cómo estos influyen en el subconsciente del lector. Lo más usual es utilizar identificaciones asimiladas, tópicas, donde un elfo, es un elfo, un troll, un troll, y un alien, un alien. En todos estos nombres comunes no hay originalidad, pero funcionan, ya que son absolutamente descriptivos. El problema es que suelen ir asociados a nombres propios donde la originalidad es cero, por no hablar de la “musicalidad”. ¿Cuántas veces uno está leyendo una obra y se da cuenta que los nombres no pegan ni con cola, vamos que suenan fatal, o son difíciles de leer, o rompen la armonía del texto? Salta a la vista cuando un autor no ha sabido currarse los nombres, y la verdad, queda fatal.

El arte de relacionar nombres y cosas es un arte de doble dirección. ¿Qué fue primero, el huevo o la gallina? Pues con esto sucede lo mismo. La situación más común es la de tener algo nuevo, ya creado, bien sea una historia con nombre provisionales (sí, cuando la escribiste no estabas muy inspirado, y tus personajes se llamaban Pepe y María, y la historia se desarrolla en Metrópolis City), bien sea un nuevo ingenio de comunicación revolucionario, al que alguien decide llamar whastup, por ejemplo. En todos estos casos de lo que se trata es de buscar el mejor nombre posible para algo que ya existe, algo así como poner en valor aquello que tenemos entre manos, o lo que es lo mismo, ponernos bien guapos antes de salir de fiesta, a ver si gustamos y conectamos con el personal. Este proceso de “renombrar” suele llevarse a cabo una vez hemos concluido nuestra novela, y comenzamos a repasarla, a maquillarla: cuestiones a revisar en un borrador. Pero hay un problema, la historia la has escrito para tus nombre provisionales, y todo lo que venga después será un parche de esos que cantan a las leguas, sobre todo si no lo trabajas a conciencia, e insisto, los nombres no solo tienen que verse bonitos sobre el papel, sino también sonar bonito dentro de nuestro cerebro. Un nombre debe ser estimulante, recuérdalo.

Por supuesto, también existe la dirección contraria, y sin lugar a dudas mucho más apasionante. En el argot comercial a este proceso se le denomina “branding”, es decir, coger un nombre inventado, o que no significa nada, y a partir de ahí, desarrollar toda una marca o imperio comercial. No sabría darte ejemplos, ya que solo el creativo, o una persona que conozca en profundidad la historia de la empresa sabrá decirte que fue primero, si la idea (hacer un refresco), o la marca (Fanta), y tampoco tengo ganas ahora de investigarlo. Pero creo que no hay dudas acerca de lo que estamos hablando. Un escritor, antes que escritor, es una mente pensante, creativa, y si esa mente es ágil, y está entrenada, en el momento que menos lo esperes (en la estación de metro, en la cola del super), se pondrá a jugar con las palabras, su intrumento habitual de trabajo, y casi sin querer, dará con un nombre que, si bien no significará nada en ese momento, la fuerza creativa que alberga es desbordante y si no sabes verlo, mal vamos. Apunta esos nombres en algún sitio, porque más tarde puede que te susurren bellas historias al oido. Tu les has dado vida a esas palabras, y ellas sabrán agradecértelo contándote cosas increíbles, tan solo escucha. Escuchar y observar, un escritor que no sabe hacer esto, no es escritor, y tu, como escritor pulp, seguro que tienes miles de voces en tu interior, por que la imaginación de un escritor pulp es la más excéntrica y perturbada de todas, así que…, ya sabes lo que tienes que hacer.

¿Cómo saber encontrar el nombre adecuado para cada cosa? ¿cómo encontrar el título perfecto para mi obra? La respuesta corta es, o tienes talento, o no lo tienes. Pero como todos sabemos el talento es como un músculo que si bien algunos lo tienen desarrollado de serie, otros tendrán que trabajarlo y estimularlo, para hacer que funcione de forma aceptable. El entrenamiento y la práctica lo es todo en la vida. Y… ¿a cuántos autores habéis visto trabajar la faceta de “nombrar”? ¿Cuántas veces has jugado a ponerle nombres a las cosas? Seguro que nunca, seguro que nunca se te ha ocurrido encontrarle un nombre diferente y más apropiado a todos esos objetos cotidianos que utilizas. Te falta entrenamiento, y así… ¿cómo vas a tener la mente suelta y libre para encontrar nombres originales y fantásticos que hagan vibrar al lector?

La cuestión es tan sencilla como ponerse a reflexionar sobre ella. Con el tiempo irás adquiriendo esa soltura que necesitas para inventar palabras, para aprender a sintetizar una gran historia en un simple título, y para transmitir sensaciones con solo pronunciar un nombre. Ejemplos de éxito y fracaso los hay por todas partes, solo hay que fijarse un poco. Y en cuanto a técnicas, estrategias, pues difícilmente encontrarás alguna válida, porque lo que funciona para uno, no funciona para otro; y si hubiese alguna técnica universal, dudo mucho que alguien la compartiese. De todas formas, os contaré un pequeño truco que utilizaba para encontrar nombres de sitios cuando era más joven, ahora la verdad es que ya no lo necesito, pero de aquellas me venía muy bien. Eran tiempos en los que no escribía en Word, y eran tiempos en los que la antigua Yugoslavia era todo un país. ¿Por qué digo esto? Porque os hablo de un atlas universal, de esos tocho, de los de antes, de cuando todo el mundo tenía uno en su casa como apéndice de la típica enciclopedia Larousse o Salvat. De aquellas solía buscar nombres raros en el atlas, mi continente preferido para ello siempre era Africa. Cogía dos nombre que me gustasen, y los mezclaba. Primera sílaba de uno, segunda del otro, o al revés. Siempre procurando que sonase bien. Ahí tenía una fuente inagotable para nombrar lugares ficticios para mis historias proto pulp. De vez en cuando le sigo echando un vistazo a ese atlás.  ¿Y tú, de donde sacas los nombres ficticios?

Pulp Name Generator

¡Vale, vale, vale! Ya sé que estás pensando. Vaya rollo que me acabas de soltar, y que no me sirve para nada ¿verdad? Dudo mucho que Lovecraft o Howard conociesen internet, o tan siquiera tuviesen acceso a una mínima parte de los recursos que cualquier joven escritor tiene al alcance de su mano hoy en día, pero en fin, para que no te vayas de vacio, después de leer este artículo, y como recompensa por haber llegado a la última línea, aquí te dejo un par de enlaces para generar de forma aleatoria nombres pulp. Si no te llegan, en la red encontrarás cientos de generadores similares. Pero si me entero que los utilizas...

HEROIC NAME GENERATOR

Fantasy, Science Fiction, & Speculative Fiction Names

Sobre el Autor

Emilio Iglesias

Emilio Iglesias

Escritor empedernido, capitán de ésta y otras aventuras, dirige como puede RelatosPulp.com
  • Que risa Maria Luisa :D. Probando un rato para ver si encontraba un nombre de villano convincente, me ha salido "Spencer Buddy". Imagino que debe tratarse de la antítesis de Bud Spencer.

  • Yo ya conocía alguno de estos generadores de nombres aleatorios, pero nunca me han gustado. Yo prefiero elegir mis propios nombres, pensarlos, crearlos... Generar el nombre de un personaje forma parte del proceso de creación no ya solo de éste, sino de la historia en sí misma. Pero gracias por el artículo, es muy interesante.

  • Buen artículo, como siempre, y muy necesario.
    Tomarte un tiempo para sacar un nombre atractivo es tiempo bien gastado.
    Yo recuerdo unos generadores de nombre que venían para tus personajes de rol, dependiendo de la raza y el tipo de juego, te daba unos nombres... absurdos. No me gusta, porque no me convencen a mí, que soy al fin y al cabo el que tiene que bautizar al niño. Siempre he creído que el nombre debe ayudar a describir al personaje de alguna forma. Exótico, aventurero, oscuro, sofisticado, extranjero... Si logras apoyarte en él te ahorras mucho trabajo al tener que recordar que tu personaje es de tal o cual manera de ser cada vez que aparece.
    Bueno, uno de los que más me gustan y que llevo tiempo dándole vueltas es Moriarty, Doyle tenía buena mano para crear nombres...:D
    Yo no tengo ningún patrón a la hora de imaginar nombres, todo depende de lo que quiera matizar en el personaje o en el lugar. Tampoco le hago ascos a un buen apodo...

  • No está mal, me gusta más así: Spencer Buddintong, jajaja. Yo acabo de probar uno: Rocky Hawke ;)

  • La utilidad que le veo a estos generadores es para nombres secundarios, lugares sin demasiada relevancia, cosas que a veces hacen que pierdas un monton de tiempo pensando, y que no tienen importancia, pero para todo lo demás, ni de coña. Todo lo que no salga de dentro de uno, queda muy frio, y eso se nota.

  • Invitado - Daniel L

    Buen articulo. Hace un tiempo hice un mini curso sobre "como titular un libro", etc, etc...
    ¡Lo que no sabia es la existencia de ese "generador de nombres" en la web... verdaderamente parece algo de ciencia ficcion... y myyy bizarro.

Artículos: Últimos comentarios

Genial, acción sin respiro y un buen final, como nos tiene acostumbrado, Alexis en sus relatos.
Replicante en Artículo Joomla
Así es, Jose Luis, una Joya que llevaba mucho tiempo escondida, y hay que ver cómo reluce
La vi anoche, en la tele, y me ha encantado; aunque me hubiese gustado un toque algo más adulto. Es ...
El Hombre con Rayos X en los O... en Artículo Joomla
Un relato soberbio, muchas gracias por subir esta joya.

Twitter Follow Me

S5 Box

Login

S5 Register