Novedades

Nuestros títulos en las tiendas de Amazon

AMAZON ESPAÑA (€) | AMAZON USA ($)

Imposible Pero Incierto. Por R. R. López

Novela de Horror Có(s)mico de R. R. López. Entrevista y presentación

En las lineas que siguen os presentamos el último trabajo del autor R. R. López, una novela que él mismo define como de «Horror Có(s)mico», y que a buen seguro será de vuestro interés. Además, como suele ser habitual en nuestra web, al margen de la presentación hemos querido conocer un poco más sobre el autor y el proceso creativo. Así, conoceremos de primera mano los entresijos del mundo editorial, y la forma en cómo se desenvuleve un autor con ganas y talento, desde la concepción de la idea, hasta la publicación de su novela. El texto no tiene desperdicio, y seguro que incluso servirá de guía para muchos otros autores, pues entre otras cosas nos comenta sus experiencias con el servicio de autopublicación impresa CreatSpace de Amazon: Amazon CreateSpace llega a España que poco a poco comienza a pegar fuerte. Sin más, os dejamos con él, y con sus experiencias. Feliz lectura.

R. R. López: Intro

—Como sigas escribiendo estas cosas vas a acabar en al cárcel.

Estas fueron las palabras que me dijo mi padre después de leer el borrador de mi primer libro.

En serio.

Supongo que se preocupaba por el tiempo que la afición por escribir pudiera robarle a mis estudios. A pesar de ello continué escribiendo, infatigable.

Cualquier cosa era mejor que enfrentarse a los apuntes de la carrera.

Quizás lo que me hizo no abandonar fuera el hecho de conocer a José Manuel Ballesteros, escritor de profesión y persona amable por naturaleza que se dignó a leer lo que tenía escrito y a aconsejarme con infinita paciencia y enseñándome lo poco que sé de este asunto.

Llegados a este punto debo confesarlo: nadie lo sabe, pero escribo Pulp cañí.

O al menos así me gusta llamarlo a mí.

Algo de exageración, acción,  y pequeños toques fantásticos y de terror mezclados con humor castizo y pulpa ibérica.

Por supuesto esto no se lo dije a las editoriales. Tampoco hizo falta. Todo lo que obtuve por un tiempo fueron cartas comunicándome sus negativas o ausencia de respuesta alguna. Decidí tomarme un descanso, que duró hasta que volví de una Erasmus.

Henchido (como no podía ser menos después de semejante año) de optimismo, con énfasis renovado comencé otra vez a lanzar el anzuelo, esta vez por orden alfabético inverso, y parece que funcionó. Zócalo, editorial zaragozana de medios modestos, se interesó por sacar la novela.

Esta etapa me enseño mucho, sobre todo a base de palos, que es como más se aprende, aunque quizás se excedieron un poco los que pintaban los bastos.

El desencanto y la necesidad de buscar una fuente de sustento que me permitiera esquivar a la indigencia hicieron que la escritura quedara relegada en algún rincón de mi subconsciente hasta casi una década después, cuando, gracias a una casualidad, obtuve conocimiento, por medio de una amiga, de la posibilidad de autopublicar en Amazon, y me dije “¿Por qué no darle una segunda oportunidad a Historias que no contaría a mi madre?”.

Y así, en Mayo de 2012, comenzó mi aventura en la publicación independiente.

A raíz de esto, el gusanillo por la escritura se reanimó de tal forma que se convirtió en el voraz habitante de El Valle del gusano de Robert E. Howard, y me decidí a terminar un proyecto que tenía ya empezado: La segunda parte de Historias que no contaría a mi madre.

El hecho de tener que crear un blog homónimo al libro como escaparate del mismo de cara a internet también estimuló mi creatividad, pues mantener un ritmo de publicación implica escribir con asiduidad, algo que todos los escritores recomiendan para mantener encendida la llama de la creación.

Esta vez puse en práctica un truco de sicomagia. Si gran parte de los autores que triunfaban en los géneros que me gustaban, como R. R. Tolkien, J. K. Rowling, H. P. Lovecraft o George R. R. Martin tenían dos iniciales en su nombre de guerra, ¿por qué iba a ser yo menos?

Y así nació R. R. López. 

Imposible pero incierto (una novela de horror có[s]mico)

Recopilé todas las notas que tenía guardadas hace tiempo y me decidí a emprender la titánica tarea de escribir una secuela, aunque sería autoconclusiva, conservando parte de las líneas argumentales y los personajes, pero con la dificultad de que había pasado casi una década, con lo cual no era el mismo muchacho que comenzó  a escribir allá por 1997, no sabía si conseguiría que entre las dos partes de la saga hubiera coherencia interna, si lograría conservar la esencia.

La idea para este libro surgió cuando me planteé homenajear a mi autor pulp favorito, H.P. Lovecraft, y a todos los escritores de su círculo, haciendo mi propia historia de Los Mitos de Cthulhu, es decir, pasándola por el tamiz del humor hasta convertirla en una pieza de Pulp cañí.

Las influencias son las de siempre. Por el lado satírico, Terry Pratchett y Eduardo Mendoza, por el terrorífico, Clive Barker y H. P. Lovecraft.

El resultado, alrededor de 300 páginas en las que dos estudiantes juerguistas de la Córdoba de los años 90 tendrán que enfrentarse a una peligrosa secta  en cuyo camino se cruzan de pura casualidad.

Monstruos interdimensionales, hombres lobo, situaciones hilarantes, magia e invocaciones, pasadizos secretos y Dioses ancestrales se mezclan en este delirio pulp que hace continuas referencias a nuestro contexto cultural, o sea, Pulp cañí en estado puro.

Todo ello complementado con un “juego” interactivo en el que, a través del blog Historias que no contaría a mi madre se ofrecen al lector entradas en las que se sugiere una banda sonora para acompañar la lectura del libro, así como un tipo de entradas especiales que, bajo el epígrafe “Felio perdiendo los papeles”, que aportan documentos digitalizados, links a páginas web y referencias que amplían el conocimiento sobre la trama de la novela, y que permiten consultar las mismas fuentes de información en las que tendrán que bucear los protagonistas para resolver el misterio.

¿Y por qué no volviste a buscar una editorial?

Básicamente por dos motivos principales:

- Por falta de paciencia.

- Porque, parafraseando a Voltaire cuando le dijeron unos colegas un tanto viciosos que se volviera a ir con ellos de farra: “Una vez, filósofo. Dos, pervertido”.

Además, viendo como está el percal, si antes ya era difícil publicar, con la crisis económica actual poca gente estaría dispuesta a arriesgar su dinero en un autor desconocido.

Y a veces es mejor estar solo que en mala compañía. Normalmente, como mucho conseguirías firmar con una editorial pequeña, en la que al final acabas haciéndolo tú todo, y si el libro no funciona como el editor espera, lo deja aparcado en el baúl de los recuerdos y se centra en los títulos que le estén funcionando.

Súmale a esto pelearte con las librerías que no quieren distribuir el libro aunque trabajen con la editorial, porque le sacan muy poco beneficio de su porcentaje del precio, y prefieren llenar sus estanterías con libros que les renten más, que tienes que andar preguntándole al editor como van las ventas, los pagos trimestrales o anuales, si es que te pagan, etc.

Todo esto se acabó con Amazon. Distribución internacional instantánea, total control de la obra, actualización al segundo a los datos de las ventas, porcentajes de los royalties que ninguna editorial podrá igualar, etc.

Eso sí, tendrás que dejarte las pestañas promocionándote en las redes sociales, pero merece la pena.

De hecho, con esta nueva novela incluso me he atrevido con la edición en papel, gracias a Createspace que, como sabréis, es la plataforma de publicación en papel de Amazon.

Dicen los usuarios que el proceso de edición de la obra es algo farragoso pero que no es complicado.

A mí estas cuestiones me dan pánico, así que externalicé la tarea con mi maquetador habitual.

Una vez maquetado el libro puedes revisarlo virtualmente con un visor en la propia web, o bien, si te quieres asegurar de verdad, pides un ejemplar o dos, que te llegará más pronto o más tarde, en función de la opción de gastos de envío que escojas. La opción intermedia es  razonablemente rápida, más o menos un mes, teniendo en cuenta que te lo traen desde Charleston (USA), que es donde se imprime el libro.

Si quieres que te lo envíen en tan solo unos días ve preparando la cartera.

Una vez revisado el libro, confirmas en la web que quieres publicarlo, tú fijas tu margen de beneficio por encima del coste de impresión y del porcentaje que se lleva la plataforma, y en unos días está disponible en la tienda de Createspace, y un tiempo después también está disponible en todas las webs de Amazon.

Te ofrecen también la posibilidad de distribuir el libro con otros distribuidores, y librerías, pero todavía no he investigado esas posibilidades, que seguramente se restringen al mercado de habla inglesa.

Los tiempos de envío cuando se compra el libro a través de Amazon Europa son muy rápidos, dado que por esa vía el libro se imprime en Inglaterra, y en un par de días lo tiene el lector en casa.

Para los autores, la mejor opción para comprar su propio libro, por desgracia, es a través de Createspace, que te lo deja a precio de coste, pero los tiempos de espera para recibir el envío son más largos, como ya os he comentado.

La calidad del libro es muy buena, con un acabado muy profesional, en función también del esfuerzo que le pongamos a la maquetación y revisión.

Es un formato de edición de bolsillo. La única pega es que las tapas son muy delgadas, de un material flexible parecido al cartoné, y tienen un recubrimiento plástico que, si no forras el libro, se puede descascarillar un poco por los bordes si le das mucho trote, pero en global la relación calidad precio es muy buena.

Lo que nos depara el futuro

Soy bastante optimista respecto a lo que nos depara el porvenir de la publicación independiente. Los tiempos están cambiando, la industria también, y mientras las editoriales tradicionales se debaten en el malestar que les provoca tanto cambio, quienes sean rápidos de reflejos y sepan adaptarse pueden vivir tiempos interesantes.

A río revuelto ganancia de pescadores.

Si el gigante iberoamericano por fin despierta, conforme Amazon vaya aumentando su presencia en este mercado, de momento limitada a España y, desde hace muy poco, a Méjico, puede ser que se amplíe exponencialmente el público objetivo para quienes se apunten al carro de la publicación independiente.

Por ahora lo que arrojan los datos es un modelo en el que hay que publicar mucho, para que poco a poco las diferentes obras creen sinergias e inicien el efecto bola de nieve, que permita compensar los bajos precios por los que tenemos que poner nuestras obras a la venta para que sean competitivas.

Publicar rápido y a bajo coste, pero con la misma calidad que las editoriales tradicionales.

Todo un desafío.

¿Estás dispuesto a aceptarlo?

 Imposible pero incierto portada

Blog del autor: Historias que no contaría a mi madre. Puntos de venta: Amazon.es | Amazon.com

Sobre el Autor

R. R. López

Cargar Comentarios Previos
  • En efecto RR López, las grandes editoriales solo se preocupan por ganar dinero, como cualquier otra empresa, y eso no es criticable. Quizás el problema esté en la gente. A mí no me parece normal que haya colas para comprar el libro de Belen Esteban, por ejemplo. Pero ahí está, es un superventas, y las editoriales se lo rifan, lógico, es dinero fácil. Ya me gustaría a mí poder comprar los derechos y editarlo, aún sabiendo que es más interesante un libro cualquiera en cirílico. Pero es lo que la gente quiere, y el dinero, por desgracia, manda.

  • En este tema, donde cualquiera puede publicar, se agradecen los filtros con un criterio afín al buen lector. Yo busco reseñas y críticas válidas antes de lanzarme a la lectura. Hay sitios estupendos que te aconsejan tal o cual escritor novel y que te sirven para descubrir libros alucinantes. Ya los bestsellers pierden peso ante un lector preocupado por leer algo de calidad, antes me fío de un par de tuits de lectores conocidos que de un vídeo book filmado por Guillermo del Toro. Lo digo enserio.
    No sé como resultará el futuro editorial, pero yo ya me preocupo por elegir lo que me gusta, aunque esté fuera de los rankings. Cualquiera con cinco minutos conectado a internet puede sacar sus conclusiones sobre un autor. Un saludo

  • Así es Salino, hoy en día los filtros están en internet, en los blogs y las redes sociales. Es algo nuevo y hay que ver cómo evoluciona.

  • Pero ya no está tan justificado el esquema de que los libros editoriales tienen más calidad que los autoeditados.

  • Es muy buena iniciativa, aunque, el problema, para mí se trate de unas cuestión de publicidad, hay que trabajarlo mucho ese aspecto, darse a conocer, que resulta dificil. Y resulta lamentable que el libro de la señorita antes citada sea tan vendido, ya no como algo personal, me refiero al interes de las personas en historias que carecen de cultura. ¡Cuántos escritores han vivido en el arroyo! y luego han ganado fama y prestigio una vez muertos. Recuerdo a John Fante, una piedra que sostiene la literatura americana moderna, la relidad sucia, su experiencia, su genial prosa. Su obra conoció la fama tarde.
    En fin, algo duro.
    Saludos

  • Bueno, la verdad que lo que es justo, por norma general, no tiene nada que ver con los negocios editoriales. Si se vende el libro de Belén Esteban es porque hay un público que decide pagar por él.
    En la viña del Señor hay todo tipo de animales, racionales e irracionales.
    Yo lo que decía en el post anterior es que yo puedo elegir, me preocupo en elegir bien. Mi nivel de lectura, por diversos motivos, me exige calidad literaria y pasarlo bien. Me identifico con los autores emergente, son de mi generación, conozco de dónde han bebido y seguramente acierten con mis gustos. Si además son buenos escritores, pues prefiero leerlos a ellos antes que el premio de tal o cual editorial, o el libro más vendido. Supongo que cada uno puede elegir, y si esta señora rellena de babas de caracol conecta con sus lectores, bravo por ella. Yo me ocupo de mantener la calidad y sé que no la voy a encontrar entre sus páginas, ni entre sus pliegues cerebrales.
    Qué a gusto me he quedado:)

  • Centrándonos en el tema de la autoedición, a título personal pienso probar los servicios que comenta RR Lopez de CreatSpace, a no ser que alguna imprenta me ofrezca buenos precios. Lo que pasa es que es problemón "del quince", tener que ir a correos cada vez que venda un ejemplar (suponiendo que vendiese alguno, a parte de mis familiares). Lo bueno de CreatSpace es que te despreocupas de todo eso, a cambio claro está un porcentaje de ganancias menor.

  • Buena información e interesante el libro. Hace rato vengo planeando una autoedición, pero los costos son altos, y amazon en Sudamérica no funciona muy bien por lo que veo.

  • Daniel, no lo sé, pero igual puedes operar perfectamente con Amazon aunque no lo haya en tu pais. De todas formas, para empezar siempre es más asequible la autoedición en digital, que la impresa

  • Hola,

    Para todos aquellos que tenéis dudas, Createspace es una filial de amazon, pero funciona como web independiente, por lo tanto, para editar el libro no tendréis problema aunque vuestra web nacional no funciones bien. La gente siempre puede comprarlo en la página de createspace directamente, el problema es que en este caso las posibilidades de promoción disminuyen drásticamente.

S5 Box

Login

S5 Register