Reseñas

Nuestros títulos en las tiendas de Amazon: AMAZON ESPAÑA (€) | AMAZON USA ($)

«Maestros del Pulp 1» solo disponible bajo pedido, o aquí: AMAZON USA y Createspace

La Joya de las Siete Estrellas. Bram Stoker

Eihir reseña para nosotros esta novela de Bram Stoker, así como sus diferentes versiones cinematográficas

¿Quién no ha oído hablar de Bram Stoker y de su novela más emblemática, Drácula? Al igual que otros grandes maestros de la literatura, cuya memoria va eternamente unida a su obra más famosa (como le sucede a Howard con Conan el Bárbaro, o a Doyle con Sherlock Holmes por mencionar dos ejemplos), a este escritor irlandés nacido en 1847 solamente se le recuerda por hacernos temblar de miedo gracias al chupasangres más universal de todos los tiempos, a pesar de ser un autor prolífico generalmente en el terreno del relato corto. Sin embargo hoy les traigo un artículo sobre otra novela del mismo autor, y aunque el peso de la fama no ha recaído sobre ella del mismo modo que Drácula, no por ello posee un talante inferior (de hecho muchos críticos la consideran incluso mejor, tanto en sus formas como en la propia historia). Así que hoy cambiaremos los vampiros y los castillos malditos por las momias y las tumbas, hoy les acercaré a La Joya de las Siete Estrellas y a sus versiones cinematográficas.

Novela: La Joya de las Siete Estrellas. De Bram Stoker

El primer aspecto a destacar de esta novela es su fecha de publicación, 1903, cinco años después de Drácula. Por tanto la narración debe ubicarse dentro del género clásico del terror gótico y no dentro de la Literatura Pulp, por lo que el lector debe olvidarse de la acción frenética, ritmo acelerado y lectura de impacto fácil que caracterizó a las historias de la llamada Edad Dorada del Pulp (aproximadamente entre 1939 y 1955). Por ello hay que acercarse a esta novela armado de cierta paciencia, pues si bien es cierto que el misterio y el horror impregnan toda la novela de principio a fin, también lo es el hecho de que Stoker va desgranando muy lentamente un hilo argumental que a veces se torna algo confuso. Es una obra literaria propia de un contexto determinado que refleja el estilo enrevesado que caracterizó la literatura del siglo XIX y el inicio del siglo XX, donde la extensión de detalles, formas y descripciones importaba mucho más que el propio argumento. El concepto del terror en aquellos tiempos era muy distinto al actual, y hoy en día puede parecer algo caduco y aburrido, pero no por ello se deja de disfrutar si el lector queda previamente advertido de lo que va a encontrar en las páginas de esta novela. La Joya de las Siete Estrellas hay que leerla con una mente abierta y receptiva, con las lentes de la literatura gótica puestas sobre la nariz.

El segundo hecho a tener en consideración al acercarse a esta novela es que Stoker fue miembro de una destacada logia denominada Orden Hermética de la Aurora Dorada (o simplemente, Golden Dawn). Se trataba de una fraternidad de magia ceremonial y ocultismo, fundada en Londres en 1888, a la que pertenecieron varios ilustres como  Algernon Blackwood, H.G. Wells o Gustav Meyrink, entre otros. Por ello Stoker mantuvo cierto contacto con asuntos relacionados con la magia, la práctica de rituales, libros antiguos que mencionaban los misterios del universo y, por supuesto, la egiptología. Y como puede apreciarse en la obra que nos ocupa, la pertenencia a dicho grupo influenció la pluma de Stoker al escribirla.

Al igual que muchas de las novelas publicadas en el mismo periodo, la trama está narrada en primera persona desde el punto de vista del personaje principal, Malcom Ross, un abogado enamorado de una joven de clase aristocrática llamada Margaret Trelawni. La relación entre estos dos personajes sirve de excusa para el inicio de los hechos, ya que casi inmediatamente comienza el misterio de la supuesta agresión al padre de Margaret, el respetado egiptólogo de la alta sociedad Abel Trelawni, que queda inconsciente en lo que parece ser un misterioso intento de robo. A la joven pareja de enamorados se les unirán otras personas, como el doctor Winchester, el sargento Daw, el aventurero Corbeck o Sir James Frere, cada uno de ellos aportando un punto de vista distinto sobre el misterio. Entre todos se encargarán de mantener vigilado al arqueólogo mientras tratan de comprender la razón del ataque, motivo que dará lugar al nacimiento de ciertas sospechas y a la aparición de misteriosos secretos.

Esta primera parte del libro se acerca más a la novela policiaca que al terror, con ciertas dosis de emoción e intriga que se mantiene hasta el despertar del señor Trelawni. Stoker desarrolla de forma magnífica una trama de personajes estereotipos propios de la época reuniéndolos bajo un mismo techo (la mansión Trelawni) provocando la sospecha del lector sobre cualquiera de ellos. Las dosis de suspense se mezclan con elementos claramente sobrenaturales (como el ataque del gato o la inducción a la somnolencia nocturna), y cuando un misterio parece resolverse con éxito otro resurge para tomar su lugar. Esta primera parte termina cuando se desvelan los viajes a tierras egipcias que hizo el arqueólogo tiempo atrás y que son determinantes para esclarecer los detalles del incidente en la mansión.

La segunda parte del libro se inicia con el despertar de Trelawni y su narración de los hechos ocurridos en sus viajes, desvelando sus intenciones de resucitar a la momia de la reina egipcia Tera mediante un ritual mágico, en el que resultan vitales tres elementos: una hermosa joya con siete estrellas incrustadas que fue robada del sarcófago de la reina, la mano cortada de Tera, y unas lámparas especiales encontradas en los nichos de la tumba. Mediante un punto de vista retrospectivo es la misteriosa reina Tera la auténtica protagonista de esta parte de la novela, erigiéndose como una figura misteriosa, mágica y sensual al igual que es la tierra faraónica que la vio nacer. El relato del egiptólogo atrapa al lector en un viaje al antiguo Egipto, donde cobran importancia los paisajes desérticos, las tumbas de los reyes y las supersticiones sobre los mitos tradicionales, todo ello con un abrumador detallismo que aun así no hace olvidar en ningún momento el horror implícito en la aventura narrada. También entra en juego aquí la dicotomía entre ciencia y religión, progreso y tradición, con ese amuleto extraído de un meteoro que vino desde más allá de las estrellas y que es la clave para que la reina perdure en la eternidad de los tiempos.

En la tercera y última parte del libro, Stoker nos devuelve a Europa mediante la introducción de una solitaria mansión victoriana situada junto al mar, un lugar remoto y aislado por acantilados escarpados donde los protagonistas se reunirán para el desenlace final de la historia. Se llevará al fin el tan ansiado experimento que durante todo el libro se ha estado esperando con ansia, desencadenándose los acontecimientos de tal manera que liberarán de una vez por todas fuerzas oscuras del otro mundo con amargas consecuencias.

Llegados a este punto no podemos dejar de mencionar el asunto de los dos finales distintos de la novela. Para quienes estén interesados, yo he leído la edición de 2016 de Alianza Editorial donde se incluyen ambas conclusiones de la novela. Parece ser que la versión original de Stoker no convenció a algunos editores por considerarlo demasiado trágico, por lo que en 1912 se publicó la novela con un final más feliz que contentase a todo el mundo y que por mucho tiempo fue considerado el desenlace auténtico. Invito a todos los lectores a que descubran por sí mismos las diferencias y que opten por el que más les guste.

Películas basadas en la obra de Bram Stoker

A continuación le daremos un pequeño repaso a las diferentes versiones cinematográficas que se realizaron de «La Joya de las siete estrellas».

Sangre en la Tumba de la Momia (1971, Michael Carreras y Seth Holt)

Aunque ya existía una versión anterior para la televisión, The Curse of the Mummy (1970), «Blood from the Mummy's Tomb» fue la primera adaptación de la novela de Stoker a la gran pantalla, de la mano de la productora de terror Hammer. Si bien es cierto que tanto los films clásicos de La Momia de la etapa dorada de la Universal (con Boris Karloff como el malvado Imhotep) como los de la etapa de la Hammer (con Cristopher Lee y Peter Cushing entre otros) beben de La Joya de las Siete Estrellas, nos encontramos ante la primera auténtica adaptación de la obra de Stoker.

El argumento de la película es bastante similar al del libro, si bien existen ciertas diferencias. Mediante el recurso del sueño el espectador se sumerge en el antiguo Egipto para contemplar el entierro ritual de la Reina Tera, temida por sus propios súbditos a causa de sus poderes malignos. La escena donde uno de los sacerdotes corta la mano de la reina y se la hecha a los perros no tiene desperdicio, al igual que el momento en que dicha extremidad cobra vida propia. Muchos años más tarde una expedición compuesta por dos profesores, Fusch y Corbeck, halla la tumba secreta donde fue enterrada la reina Tera, y todos los miembros del grupo se llevarán un recuerdo de la expedición acarreándose así la maldición de la vengativa mujer. El tiempo pasa y años más tarde, justo cuando la hija de Fusch cumple la mayoría de edad, su padre le regala la joya de las siete estrellas iniciándose así una trama de misteriosas muertes cuyo nexo común es la antigua expedición. Unos querrán que Tera vuelva a la vida, mientras que otros desearán que se reencarne en el cuerpo de la joven…

Aunque la trama es bastante diferente de la presentada en el libro (adaptar fielmente 400 páginas donde la mayor parte del tiempo la gente permanece sentada elucubrando disertaciones filosóficas es bastante difícil de llevar al cine), el guion recoge de manera acertada los elementos más emblemáticos que presentó Stoker (la mano de la momia, la joya mágica, el ritual…) envolviéndolos en una trama de asesinatos, traiciones y mucha arqueología egipcia. Y como no podía ser de otra forma siendo un film de terror de la Hammer, incluye sus correspondientes dosis de sangre y erotismo propios de los años setenta. A resaltar la protagonista principal de la película, la bella Valeri León (chica Bond en dos films del espía británico, La Espia que me Amó y Nunca Digas Nunca Jamás) que asume un doble papel como Margaret y como la reina Tera.

Aunque no estamos ante una de las grandes películas de la Hammer, como Drácula o Frankenstein de Terence Fisher, resulta indudable que posee una buena historia que mantiene en todo momento un excelente ritmo, intercalando momentos de suspense con pasajes históricos egipcios que dotan de gran fuerza todo el conjunto.

La presencia de dos nombres en la dirección se debe al fallecimiento de Seth Holt una semana antes de concluir la producción, que fue terminada por Michael Carreras. Si a esto se le añade el hecho de que la célebre estrella de la productora británica, Peter Cushing, tuviese que abandonar la película al inicio debido a la enfermedad de su esposa, es lógico preguntarse si tal vez la maldición de la Joya de las Siete Estrellas no es únicamente pura ficción.

En definitiva, una buena película que sabe adaptar la esencia de la novela a tiempos actuales (de los años setenta) y que difiere de las anteriores películas de momias hammerianas en que se presenta un cuerpo hermoso e incorrupto, y en que cobra más importancia la reencarnación astral que la resurrección terrenal. Para mí, la mejor adaptación del libro de Stoker, sin duda.

El Despertar (1980, Mike Newell)

En The Awakening nos encontramos a un Charlton Heston alejado de su momento glorioso de encarnación de grandes personajes históricos, pero que resulta creíble en su papel de arqueólogo obsesionado con los secretos que esconde el desierto egipcio. No hay duda de que es Heston quien asume el protagonismo de esta cinta de terror más cercana a producciones ochenteras tipo La Profecía y similares.

Aquí nos encontramos al célebre actor encarnando al arqueólogo, casado y cuya mujer está embarazada, que prefiere pasar el tiempo excavando tumbas con su joven ayudante que preocuparse de su familia. Tras descubrir la tumba de la faraona Kara (aquí cambian el nombre) la esposa del arqueólogo da a luz prematuramente una niña, comenzando así la consabida maldición que terminará con el ritual de reencarnación.

Aunque no es un film que brille en ninguno de sus aspectos artísticos, posee una sobria interpretación con Heston haciendo de profesor obseso, además de una exquisita fotografía que contiene hermosos paisajes de Egipto (de hecho la primera media hora de la película transcurre en tierras egipcias contando los hechos del pasado que afectarán al posterior desarrollo de la historia). Las muertes causadas por la maldición de la faraona recuerdan a las de La Profecía, aunque no por ello dejan de ser escenas manejadas con profesional factura.

Estamos ante una película bastante recomendable y correcta que, sin ser un prodigio del cine de terror, sabe mantener el suspense de inicio a fin aunque con carencia de sorpresas, además de que posee menos elementos de la obra original de Stoker que su predecesora.

El Misterio de la Pirámide (1986, Fred Olen Ray)

No perderé el tiempo hablando de esta abominación, salvo para advertiros de que no la veáis. Una total y absoluta pérdida de tiempo que mejor podréis dedicar a otros menesteres. Lo único destacable es la presencia del gran John Carradine mediante un pequeño cameo, aunque ni siquiera este factor elude el hecho de que estamos ante un claro ejemplo de que también en los años ochenta se hacían auténticos bodrios. Infumable. Y encima de todo, cualquier parecido con la novela de Stoker es pura casualidad.

Legend of the Mummy (1998, Jeffrey Obrow)

Imposible conseguirla, así que apenas puedo comentar nada salvo el hecho de que uno de sus protagonistas es Louis Gossett, Jr (el de Oficial y Caballero y Enemigo Mío), y que la trama transcurre en el San Francisco actual donde cobra importancia una preciosa gema que proviene del antiguo Egipto. Curiosamente este film tuvo una secuela en el año 2000.

Conclusión

La Joya de las Siete Estrellas es una gran novela de su tiempo, si bien no posee los elementos típicos que la hubiesen catapultado a la gloria literaria. Sin embargo en ella hay misterio, suspense, aventura, terror y hasta romance, todo ello remarcado con tintes de esoterismo y misticismo egipcio. Una historia donde no hay buenos que se enfrentan al mal (como si sucede en Drácula), sino personas humanas que encuentran cada uno su motivación particular para intentar resucitar a la reina egipcia Tera (la auténtica protagonista de la historia, omnipresente en todo momento), siempre con el dilema de la confrontación entre lo racional y lo irracional impregnando todo el relato.

A destacar el hecho de que la novela posee cierto aire lovecraftiano con ese lúgubre y claustrofóbico ambiente de la casa del egiptólogo que inicia el relato, y que se traslada posteriormente a la solitaria mansión de Cornualles donde los protagonistas intentarán, mediante la mágica Joya de las Siete Estrellas, resucitar a la momia de la antigua hechicera. Y el final original es, desde luego, absolutamente digno de Lovecraft.

Una obra absolutamente recomendable para los fans del terror gótico pero que puede aburrir (solamente en algunas partes del libro) a los que prefieren historias más dinámicas y menos detallistas, los cuales seguro quedarán encantados con las versiones cinematográficas.

Así que ya sabéis, queridos lectores, que si alguna vez viajáis al lejano Egipto y por avatares del destino os tropezáis con una tumba sin nombre donde hay un sarcófago recubierto de polvo, no lo abráis. Porque tal vez en su interior more protegido por férreas vendas el cuerpo incorrupto de una antigua diosa hechicera, en cuya mano reposa una brillante gema con siete estrellas al igual que cierta constelación. Y si se os ocurre despertarla, caerá sobre vosotros la más temible y ancestral de las maldiciones, como por ejemplo que os quedéis sin internet y no podáis conectaros a la web de Relatos Pulp.

Y cuidado con el gato Silvio, avisados quedáis.

Autor: Vicente Ruiz Calpe

Sangre en la Tumba de la Momia 1971

Sobre el Autor

Vicente Ruiz Calpe

Vicente Ruiz Calpe

«Bienvenido a mi morada. Entre libremente, por su propia voluntad, y deje parte de la felicidad que trae». Drácula Biografía: Vicente Ruiz Calpe, alias Eihir. Amante de la literatura, cine, cómics, bandas sonoras y todo lo que se tercie, apasionado del mundo pulp y escritor aficionado. Colabor...
  • Bram Stoker y Drácula son todo en uno. De la novela no tenía ni idea, o si la tenía era muy remota. Y las pelis creo que las vi, pero no me acuerdo de ellas. De niño me gustaban mucho todas las historias de momias y pirámides, y sé que vi un montón de pelis clásicas, pero tengo el recuerdo muy confuso. Creo que va siendo hora de que me ponga al día.
    Como siempre, un artículo fantástico. Gracias por recordarnos estas viejas delicias, y además compararlas con sus versiones cinematográficas. Todo un acierto!!

  • Gracias a ti por publicarlo. La verdad es que disfruté más de las películas que del libro, por culpa de esos largos párrafos de Stoker que ralentizan demasiado la trama. Lo mejor, Sangre en la Tumba de la Momia, la recomiendo para los fans del fetichismo egipcio. :D

  • Genial amigo mío. Una nota muy educativa. Apenas me enteró que Bram Stoker había escrito esta novela.

Artículos: Últimos comentarios

Me recuerda los relatos de Asimov.
La primera misión de F.R.A.T en Artículo Joomla
Una maravilla poder encontrar a Alexis en este foro. He seguido las tortuosas aventuras del templari...
El navío fantasma en Artículo Joomla
Me alegra que lo hayas disfrutado, Vicente. No hay mejor recompensa para un perpetrador de historias...
El Ídolo del Pantano en Artículo Joomla
Excelente relato, mezcla de aventura, suspense y horror con un final muy lovecraftiano. Grande, José...
El Ídolo del Pantano en Artículo Joomla
Debo confesar que no he visto estas películas. me voy a tener que desatrasar.
Saturno 3 y Terror en el espac... en Artículo Joomla

Twitter Follow Me

S5 Box

Login

S5 Register