Usuarios

Nuestros títulos en las tiendas de Amazon: AMAZON ESPAÑA (€) | AMAZON USA ($)

«Maestros del Pulp 1» solo disponible bajo pedido, o aquí: AMAZON USA y Createspace

El navío fantasma

Presentamos un nuevo escritor en nuestra web: Alexis Brito Delgado, quien nos ofrece su relato «El NAVIO FANTASMA»

Después de que lo sepultó, dijo a sus hijos: «Cuando yo muera, me sepultaréis en la sepultura donde está enterrado el hombre de Dios, poniendo mis huesos junto a los suyos para que mis huesos se mantengan intactos junto a los suyos; porque se ha de cumplir la palabra que de parte Yahvé gritó él contra el altar de Bétel y contra todos los altares de la ciudad de Samaria». (Reyes 13:31-32)

Año de Nuestro Señor de 1316.

Stark apretó las bridas del animal y ascendió a través del promontorio rocoso. El viento cortante que soplaba entre las colinas tremolaba los pliegues de su capa de cuero; parecía que Satanás disponía a la naturaleza en su contra. A la derecha, las aguas agita-das del mar Caspio batían contra la costa, propagando el retumbar de las olas. Stark entrecerró los ojos y continuó adelante: el picoteo hiriente de la borrasca estaba a punto de arrancarle la piel de los huesos. El caballo, después de cuatro semanas encerrado en la bodega de un barco, demandaba movimiento. El sol colgaba sobre el océano como una rueda de fuego; en pocos minutos las tinieblas se abalanzarían sobre la tierra batida por los elementos. Aquel territorio pertenecía a los tártaros de Levante: individuos sanguinarios que solo vivían para la carnicería y el pillaje; de tropezar con ellos, no le quedaban dudas acerca de su destino. Stark recorrió con la vista las depresiones del terreno, buscando un lugar seguro donde instalarse; tenía hambre y necesitaba dormir. Rápidamente, decidió montar el campamento en una cueva, creada por medios naturales, que se perfilaba delante de su posición. No conocía aquellas tierras. Prefería pernoctar con las espaldas cubiertas antes que al aire libre: corrían negras leyendas, desde Tabriz a Samarcanda, sobre los trasgos que moraban en el desierto. Stark se revolvió sobre la silla: el pavor de los comerciantes al respecto no presagiaba nada bueno; tenía suficientes experiencias con lo sobrenatural como para atender a los rumores que había escuchado.

Inesperadamente, un grito de mujer desgarró el ocaso, haciendo que su físico se pusiera rígido. Sin pensarlo, hundió los talones en los flancos de la montura y se lanzó terraplén abajo, buscando el origen de la exclamación. El avance del antiguo caballero templario propagó un estruendo infernal, mientras descendía en dirección al océano. Otro alarido le taladró los tímpanos antes de ser silenciado con brusquedad. Una serie de gritos y blasfemias llegaron a sus oídos, desvirtuadas por la distancia. Con los labios apretados en una mueca salvaje, sorteó las rocas y las grietas diseminadas ante las patas del animal, levantando una nube de polvo. Al doblar un recodo, contempló una escena que le hizo hervir la sangre de rabia: media docena de jinetes zarrapastrosos rodeaban a una muchacha con las cimitarras alzadas. En el suelo, en un charco carmesí, un anciano agonizaba con el pecho abierto. Uno de los asaltantes exclamó con malicia:

—¡Reserva las fuerzas, zorra! —rio—. ¡Te harán falta para probarnos a todos!

La joven intentó esconderse detrás del carromato volcado: estaba acorralada sin posibilidad de escapar.

—¡Hijos de Shaitán! —chilló llena de odio—. ¡Que Alá maldiga vuestras almas!

Sin detenerse, Stark desenfundó la ballesta de corredera y disparó el arma: la flecha se hundió entre los omóplatos del individuo que había hablado. Sorprendidos, los compañeros del muerto se volvieron como relámpagos, con expresiones salvajes y amenazadoras. Stark no se dejó amilanar por la superioridad numérica: estaba acostumbrado a luchar por su vida; acabaría con aquellos inicuos o perecería en el intento.

—¡Ha matado a Yussef! —ladró un miembro del grupo—. ¡Colguemos su piel en nuestras sillas! 

Una saeta atravesó el aire y le perforó la mejilla; su adversario se desplomó del animal lanzando un grito de agonía. Stark arrojó el arma y desenvainó la espada a la vez que avanzaba. Un rugido de guerra escapó de su boca:

—¡Muerte a los sarracenos!

El mandoble trazó una estela fulminante y derribó al primer jinete que se interpuso en su camino con la cabeza abierta: un chorro escarlata salpicó el rostro del germano. Un enemigo levantó su acero, pero la hoja de Stark fue mucho más rápida y detuvo la acometida; una lluvia de chispas acompañó al estruendo de los metales. Ambos hombres entablaron una lucha mortífera, buscando la piel del contrario, moviéndose con pericia sobre las sillas. Stark esquivó una estocada dirigida a su pecho y rompió la guardia de su rival, hundiéndole la espada en la clavícula. El jinete aulló quejumbrosamente y se desplomó convertido en un guiñapo. Aterrados, los supervivientes recularon, intentando huir del demonio vestido de negro que los había atacado. Stark alzó el arma enrojecida y lanzó una carcajada burlona. 

—¡Cobardes! —bramó—. ¡Volved aquí!

Ambos individuos pusieron pies en polvorosa. Stark estuvo tentado en seguirlos y acabar con ellos, pero sabía que no volverían a darle problemas; tenía cosas más importantes por las que preocuparse. De inmediato, buscó a la muchacha con la mirada, para descubrir que yacía al lado del viejo; uno de los asaltantes la había herido mientras combatía. De un salto, descendió del caballo y se inclinó sobre la joven: restaba poco para que esta muriera.

—Lo siento, pequeña —murmuró con los dientes encajados—. He llegado demasiado tarde.

La muchacha lo miró con los ojos empañados por la desesperación.

—Mi hermano… —balbució—. Tenéis que encontrarlo…  

Wolfgang le acarició los cabellos negros con algo similar a la ternura.

—Haré lo que me pidáis —prometió—. ¿Dónde está?

—Logró huir antes de que fuésemos atacados —explicó—. Los bandidos no lograron captu…

La joven no pudo terminar la frase: un borbotón de sangre le escapó de los labios y ahogó su voz. Conmovido, Stark le cerró los párpados y oró una plegaria piadosa:

In hora mortis meae voca me —musitó—. Et iube me venire ad te, ut cum Sanctis tuis laudem te in saecula saeculorum. Amen

Furioso, se puso en pie echando chispas por los ojos; odiaba fracasar de un modo tan innoble. Un gimoteo lo hizo girar la cabeza: el hombre al que había abatido agonizaba, víctima de atroces sufrimientos. Stark se aproximó al herido y le puso la punta del mandoble en el cuello.

—Sois una escoria —gruñó—. ¡Espero que ardáis en el Averno por vuestros pecados!

La hoja descendió y efectuó una carnicería espantosa: el chasquido de la carne desgarrada y de los huesos rotos se fundió con el aullido póstumo de su víctima. Stark escupió sobre el cadáver y se limpió la sangre que le había salpicado la cara; agradecía que el Señor le hubiera permitido vengar la muerte de la muchacha.

Acto seguido, examinó su entorno con ojos expertos, comprobando las huellas de los corceles. A pesar de que la luz del sol menguaba por segundos, descubrió unas pequeñas pisadas que se desvanecían en dirección este, hacia el nacimiento del acantilado por el que había descendido unos minutos antes. Stark se preguntó quiénes habrían sido aquellas personas: parecían comerciantes que regresaban a casa después de vender las mercancías que tanto sudor y esfuerzo les había costado conseguir; presas fáciles para los ladrones de caminos que pululaban por aquellas tierras. Curioso, se aproximó al carromato y corroboró sus sospechas: rollos de tela, especias, verduras, figuras exóticas y frutas. Durante un momento, la simpleza y honestidad de las vidas del anciano y la muchacha le hizo un nudo en la boca del estómago; sabía que nunca podría tener una existencia como la de aquellos individuos asesinados. Stark estuvo tentado en proporcionarles una sepultura digna, no quería que los buitres devoraran los cadáveres, pero tendría que dejarlo para más tarde; una promesa era una promesa.

Decidido, regresó al caballo y siguió las huellas que empezaba a barrer el viento; no descansaría tranquilo hasta encontrar al hermano de la joven. El germano se inclinó todo lo que pudo en dirección al suelo, mientras cabalgaba como un endemoniado detrás de su objetivo. Una mirada ardiente, no exenta de cierto fanatismo, le brillaba en los ojos melancólicos. En el fondo, aunque detestara reconocerlo, siempre sería un hombre de acción. Pretender lo contrario suponía negar su naturaleza: no le restaron muchas alternativas desde el día en que sus hermanos fueron hostigados y exterminados por el Santo Oficio.

El animal se introdujo en el interior de una pequeña playa, y chapoteó las aguas revueltas coronadas de blanco, formando con su marcha una estela irregular. Estupefacto, Stark tiró del bocado del corcel y detuvo su avance al descubrir la extraña visión que yacía embarrancada sobre la arena. Bañado por los haces moribundos que descendían desde la cúpula celeste, la silueta de un viejo cascarón cubierto de algas se recortaba contra los peñones que lo circundaban.

Involuntariamente, Stark llevó la mano al pomo de la espada, vencido por una sensación de desconfianza. Aquella nave abandonada no le gustaba en absoluto. Con frialdad, estudió los mástiles podridos y las velas desgarradas, las jarcias sueltas y las vergas rotas, y los castillos de proa y popa, sin atreverse a dar un paso. Asustado, el animal piafó, reluctante ante la posibilidad de aproximarse al barco. 

—¿Dónde diablos os habéis metido, muchacho? —susurró—. Espero que no hayáis entrado en esa inmunda nave…

Tenso, Stark buscó una bandera que le diera alguna idea sobre la procedencia o nacionalidad del barco, recorriendo con la vista el trinquete y los velachos, las sobremesanas y el contrafoque, sin encontrar nada que le sirviera de auxilio en su empresa. La impresión de vejez que emanaba de la embarcación le puso la carne de gallina. Estaba seguro de que si abordaba la nave tendría motivos para lamentarlo, tanto, que no querría volver a pisar un barco en mucho tiempo. Stark bajó del caballo, abrió las alforjas y tomó una antorcha. A pesar del penoso estado de la nave, reconoció el diseño de indudable manufactura europea; sin duda había efectuado un largo viaje hasta aquel rincón inhóspito. Sorteó las maderas sueltas que poblaban el suelo y ató las bridas a un matorral; no quería correr el riesgo de que la montura huyera despavorida del lugar. Empuñando el mandoble, se aproximó al barco, atento ante la posibilidad de un ataque. Las pisadas se desvanecían al llegar al casco: no necesitaba más pistas para corroborar el paradero del pequeño. Encima de su cabeza, en lo alto del palo de mesana, la vela de sobreperico suelta chasqueaba contra las vergas, propagando un sonido estridente.

El antiguo caballero templario utilizó una escalerilla y alcanzó la cubierta, ignorando las aprensiones que lo intranquilizaban. El hedor nauseabundo del agua emponzoñada y la madera putrefacta inundó sus fosas nasales, obligándolo a contener la respiración. Desde el castillo de popa, a duras penas, distinguió la toldilla arruinada y el timón desbaratado en mil pedazos. Stark pisó unos escalones crujientes y descendió a la cubierta principal, listo para vender cara su piel en el caso de ser atacado; nada ni nadie le impediría salvar al muchacho.

Tinieblas tenebrosas cubrían los mástiles y parte del castillo de proa. En el cielo, las primeras estrellas aparecieron entre las nubles, incapaces de romper el hechizo que sumía la embarcación con un manto horripilante. Stark se aclaró la garganta y se detuvo ante la escotilla de popa: un tramo de escaleras desaparecía, gradualmente, en las entrañas de la nave. Stark se agazapó al amparo de un pretil, prendiendo la tea con yesca y pedernal; no pensaba penetrar en las bodegas sin una luz que lo respaldara en las tinieblas. La irradiación de la antorcha le mostró un pasillo a oscuras cubierto de agua. Reprimió un escalofrío supersticioso y bajó las escaleras podridas con los nervios a flor de piel; los dientes le castañeaban sin que pudiera evitarlo. La negrura, sombría e informe, se avecinaba colmada de malos presagios; estaba seguro de que en aquel cascarón había muerto gente de manera cruel. Titubeante, su voz traspasó la oscuridad que lo aplastaba con su masa:

—¿Dónde estáis? —murmuró —. No quiero haceros ningún daño, pequeño.   

Un silencio perturbador respondió a sus palabras.

—No soy uno de esos canallas que os atacaron —continuó—. Vuestra hermana me ha rogado que os lleve junto a ella…

El agua helada le empapó las botas y le causó un espasmo de repugnancia. En rededor, una serie de toneles destrozados flotaban a la deriva, chocando contra las paredes hinchadas por la humedad. Stark movió la tea a ambos lados, intentando romper las tinieblas que amenazaban con devorarlo, asfixiado por la bilis que se le agolpaba en la boca. Indeciso, aguzó los oídos, buscando algún sonido, pero no logró percibir otra cosa que no fuera su pesada respiración. La antorcha diseminó luces y sombras movedizas, formando siluetas estremecedoras, que le erizaron el vello de la nuca. La frialdad espantosa que llenaba la bodega penetró en sus huesos y lo hizo desfallecer de debilidad; el cansancio acumulado durante la jornada empezaba a pasarle factura. Aunque intuía que se estaba metiendo en la boca del lobo, no podía retroceder y dar marcha atrás; prefería consumirse en el abismo antes que abandonar al muchacho.    

Inesperadamente, una sombra rompió la quietud del agua y se abalanzó sobre su cuerpo. Stark reaccionó de inmediato, lanzando una estocada hacia la negrura. La hoja chocó contra la silueta y le extirpó un gruñido de dolor, arrojándola de espaldas sobre las aguas. Aterrorizado, dio unos pasos hacia atrás, pasando por alto los enloquecidos embates de su corazón, sin poder percibir que era lo que le había atacado. Ojos carmesíes brillaron en las tinieblas, lejos del resplandor de la tea, con una malignidad blasfema y antinatural. El germano gruñó lleno de odio:

—¡Mostraros! ¡No os tengo ningún miedo!

De manera vaga, ocultas en la penumbra, avistó una serie de criaturas pálidas y repugnantes, de cuerpos nudosos y cráneos deformes, que lo observaban con las fauces llenas de sangre. El pánico cerval que invadió su espíritu estuvo a punto de hacerlo vomitar. Cuencas oculares hambrientas, vacías de cualquier expresión humana, lo traspasaron de un lado a otro. Garras afiladas y dientes podridos destellaron en la negrura, presagiando una carnicería inminente. Stark reculó con lentitud hacia las escaleras que lo conducían al exterior: sabía que el muchacho había sido devorado por aquellos engendros diabólicos; de no salir de la bodega lo antes posible, correría la misma suerte. Las criaturas lo siguieron, expectantes, procurando mantenerse alejadas de la antorcha. Con el agua hasta las rodillas, Stark apretó la empuñadura del mandoble hasta que le punzaron los dedos: hubiera dado su alma por no haberse metido en aquella trampa. Gruñidos sibilantes acompañaban sus pasos. Estaba circundado por los cuatro costados; necesitaría un milagro para escapar con vida del barco. El miedo y el odio luchaban en su interior; vengaría la muerte del pequeño aunque pereciera en el intento.

—¡Bastardos! —masculló—. ¡Pagaréis por vuestra infamia!

Acto seguido, ascendió los escalones y subió a la cubierta con toda la velocidad que sus piernas podían proporcionarle. Un demonio saltó sobre su espalda y le hundió los dientes en el hombro. Stark lanzó una maldición y apartó las uñas sarmentosas que le arañaban los omóplatos. El acero abrió las facciones nauseabundas hasta los dientes; un chorro de sangre negra salpicó los tablones de la popa. Una marejada de figuras deformes surgió por la escotilla, aullando como endemoniados, dispuestos a acabar con su existencia. Acorralado, Stark arrojó la tea al suelo y empuñó el arma con ambas manos, trazando un semicírculo defensivo a su alrededor. La antorcha chisporroteó al entrar en contacto con la madera reseca y se extendió hacia el pasamanos. Al ver el fuego, los engendros chillaron de terror, apartándose lo más lejos posible de las llamas anaranjadas. Stark aprovechó el inesperado hueco entre las filas enemigas y salió despedido hacia los cuartos de proa. La espada destelló y una cabeza rodó por los tablazones con una mueca de agonía en los rasgos pavorosos.

Stark intentó saltar al océano, pero cuatro o cinco criaturas se interpusieron ante su camino; no podía moverse en ninguna dirección. Sin pensarlo, enfundó el acero y brincó hacia los oblenques, esquivando a duras penas las garras de sus adversarios. Desesperado, mantuvo el equilibro lo mejor que pudo y utilizó manos y pies para llegar a la cofa. Debajo, los engendros imitaron sus movimientos, saltando tras su rastro. El germano afianzó su posición y desnudó el puñal; una criatura se desplomó en el vacío con la garganta abierta. De inmediato, sostuvo el cuchillo con los dientes y agarró los flechastes, alcanzando la verga de velacho alto. El incendio que había prendido la parte posterior de la nave, abrasando el castillo de popa y el mastelero, empezó a lamer el palo mayor. Los demonios, al descubrir que el fuego amenazaba con engullirlos, ascendieron por el trinquete, enardecidos por el pánico. Una columna de humo remolineó hacia el firmamento tachonado de estrellas. Stark tosió y continuó su alocada huida, interponiendo la máxima distancia posible entre él y sus oponentes. La embarcación chirrió, oscilando hacia babor debido al peso acumulado en el mástil, que amenazaba con partir el casco en dos. Stark resbaló, pero pudo sostenerse a las jarcias en el último segundo; de no ser por sus reflejos, hubiera muerto aplastado sobre la cubierta llameante. Un engendro lo agarró por el tobillo e intentó morderle la pantorrilla. Stark le propinó una patada en la mandíbula; el sonido de los huesos aplastados se mezcló con un rugido de dolor. Su enemigo se derrumbó como un plomo, arrastrando a las criaturas adelantadas hacia el fuego. El palo mayor crepitó y aterrizó en la amura de babor, levantando un infierno de chispas escarlatas que salpicaron las velas que aún quedaban intactas. Stark tomó impulso, dejó atrás la cruceta y el tamborete, y alcanzó la verga de juanete de proa. Desesperado, se paralizó unos instantes para recuperar el aliento: le dolían todos los músculos del cuerpo y tenía las manos en carne viva. Debajo, entre el humo y los reflejos del incendio, los demonios ascendían a gran velocidad, chasqueando las mandíbulas afiladas. De un rápido vistazo, comprobó la distancia que lo apartaba del mar; no tenía más opciones si quería sobrevivir. Una risotada frenética surgió de sus labios.

—¡Nos veremos en el Infierno! —exclamó—. ¡Os estaré esperando, hijos de Satanás!

El antiguo caballero templario se arrojó al vacío. El estómago se le subió a la garganta y la eternidad bailó delante de sus pupilas durante unos segundos eternos. Con un estampido, irrumpió en el océano. La frialdad de las aguas lo dejó aturdido durante unos segundos interminables. Stark pataleó con todas sus fuerzas y asomó la cabeza a la superficie; el aire inundó sus pulmones como una puñalada. Delante, las llamas prendieron el mastelero, consumiendo a los engendros, que murieron entre terribles estertores de agonía. Satisfecho, ignoró el peso de la loriga y los calambres que recorrían sus miembros. Con poderosas brazadas, antepuso toda la distancia posible entre su persona y el cascarón en llamas. Ni siquiera se molestó en mirar atrás: Dios había hecho justicia. 

Horas después, cuando hubo enterrado los cadáveres de los mercaderes, una súbita amargura inundó su espíritu. Fracasar, a pesar de sus mejores intenciones, le recordaba que no había logrado salvar a sus hermanos cuando Guillermo de Nogaret asaltó la sede de la Orden del Temple. Aquella fatídica noche cometió el error de tomar demasiado vino caliente para conciliar el sueño; dormía cuando el enemigo irrumpió en el patio del castillo. Mientras contemplaba las tumbas del anciano y de la muchacha, tuvo la sensación de que el destino giraba en su contra, haciéndolo repetir siempre los mismos errores; la experiencia y la edad no le habían servido de nada en aquella arriesgada aventura. Deprimido, observó el sol que empezaba a clarear el horizonte; nunca podría ser libre de los remordimientos que le aniquilaban el presente. Stark subió a la silla y espoleó al caballo: quería partir de aquel lugar maldito lo antes posible. El futuro se abría delante de sus pasos con su pesada carga: tendría que realizar aún muchos méritos para llegar a alcanzar la expiación.

FIN

Con este relato presentamos nuevo autor: Alexis Brito Delgado (Tenerife, 1980). Poeta y narrador. Autor de las novelas “Wolfgang Stark: El Último Templario” (Editorial Seleer, 2012), "Soldado de fortuna" (Dlorean Ediciones, 2013) y "Gravity Grave" (Editorial Palabras de Agua, 2014). Sus relatos aparecen en I Antología Monstruos de La Razón, I Premio Grup Lobher de Relato Temático 2009, Selección Poesía Erótica Canaria 2013, Antología Steam Tales, Action Tales: Antología Pulp, Blue Bayou y otros relatos negros y Western Tales.

Blog: https://alexisbrito.blogspot.com.es/

RELACIONADO: Libro, «WOLFGANG STARK: EL ÚLTIMO TEMPLARIO». Libro del autor acerca del personaje STARK, publicado en el año 2012 por la editorial SELEER y que podéis adquirir en La Casa del Libro: Aquí. Sinopsis: «A principios del Siglo XIV, la Orden del Temple ha sido aniquilada por la Santa Inquisición. Es en ese momento cuando nace la historia de Wolfgang Stark, uno de los pocos Caballeros de Dios que ha sobrevivido; un alma errante que se impondrá a sí misma la ardua tarea de peregrinar por el mundo, luchando contra el pecado y la tiranía».

Sobre el Autor

Alexis Brito Delgado

Alexis Brito Delgado

Alexis Brito Delgado nació en Tenerife en 1980. Es autor de las novelas “Dorian Stark” (Ediciones Babylon, 2011), “Soldado de fortuna” (Dlorean Ediciones, 2013) y “Gravity Grave” (Palabras de agua, 2014). Sus cuentos y poemas aparecen publicados en I Antología Monstruos de La Razón,...

Gente en la conversación

  • Una maravilla poder encontrar a Alexis en este foro. He seguido las tortuosas aventuras del templario por años. Es un personaje magnífico y oscuro que representa a la perfección lo mejor de la literatura épica. Espero poder leer más relatos de este maravilloso personaje.

Artículos: Últimos comentarios

Creo que la vi alguna vez, entretenida.
El Hombre con Rayos X en los O... en Artículo Joomla
Me recuerda los relatos de Asimov.
La primera misión de F.R.A.T en Artículo Joomla
Una maravilla poder encontrar a Alexis en este foro. He seguido las tortuosas aventuras del templari...
El navío fantasma en Artículo Joomla
Me alegra que lo hayas disfrutado, Vicente. No hay mejor recompensa para un perpetrador de historias...
El Ídolo del Pantano en Artículo Joomla
Excelente relato, mezcla de aventura, suspense y horror con un final muy lovecraftiano. Grande, José...
El Ídolo del Pantano en Artículo Joomla

Twitter Follow Me

S5 Box

Login

S5 Register