Opinión

Nuestros títulos en las tiendas de Amazon

AMAZON ESPAÑA (€) | AMAZON USA ($)

¿Qué es mejor, escribir relatos o novelas?

Short Stories | Relatos NovelasRelatos vs Novelas. Diferentes puntos de vista, según el escritor, el editor, y el lector

La pregunta se las trae, lo sé. ¿Mejor para qué? ¿Para sentirte realizado, o para alcanzar la gloria y la fama? Dicho sea, antes de nada, que no sabía muy bien cómo titular este artículo, así que no me culpéis por ello. Todo esto viene a cuento de que el otro día me encontré con la interesante reflexión de uno de nuestros colaboradores: Ricard Millás (via Facebook) en la que se quejaba de las dificultades, o trabas que suelen poner las editoriales a la hora de publicar relatos (antologías, recopilaciones de relatos), siendo más proclives a la novela. Bien, vamos hablar de este tema. Vamos a hablar de relatos y de novelas, y vamos hacerlo, o al menos intentarlo, desde tres puntos de vista diferentes: El Escritor, El Editor, y El Lector.

Los Escritores: El bicho raro de la clase, el que siempre está en Babia (o en las nubes)

Suena genial eso de decir ¡soy escritor!, pero la realidad es que mejor no lo digas muy alto, no vaya ser que alguien te escuche, y se ría de ti (y si desde luego pensabas ligar tirándote el rollo “cultereta”, la llevas clara, muchacho/a). No corren buenos tiempos para los escritores (si es que alguna vez lo fueron), y eso que nunca hubo tantas facilidades como hoy en día. No sé en otros países, pero en España la situación es cuando menos curiosa. Desconozco cuál será el porcentaje exacto o aproximado, pero no me extrañaría nada que me quedase corto si digo que tenemos un lector por cada diez escritores, muchos de los cuales mejor les iría si se dedicasen a otra cosa. Pero no vamos a entrar ahora en ese terreno. Esto es algo que saben, y que sabemos, todos los escritores, y sencillamente nos da igual. ¿Por qué? La respuesta es muy sencilla, somos especiales, y tenemos algo que contar. Si alguien no quiere leernos, es problema suyo, no nuestro. Ahora bien, como escritor ¿por dónde debo empezar? ¿relatos o novelas?

Ricard Millas comenta en su Facebook:

«La novela vende, el relato no tanto. La novela te ayuda a dormir. Al relato uno tiene ganas de acabar de leerlo antes de cerrar la luz y sumirse en un estado que roza la inconsciencia. Ante la inseguridad por la efectividad del sopor de una obra, el editor opta por ir sobre seguro. Editaremos libros largos para asegurar el sueño del lector. Escribiremos cuentos cortos para satisfacer al gusano lector que engulle páginas diez minutos antes de acostarse»

A lo que siguen una serie de comentarios, entre los que me gustaría destacar este:

«Santiago Sánchez Pérez: El relato es quizás la mejor herramienta de aprendizaje para el escritor. Te obliga a tener muy claro lo que quieres contar. Obviamente una novela puede profundizar más en los personajes, ambientación y situaciones, pero yo adoro y aprecio mucho un relato que sea capaz de transmitirme sensaciones»

En contraposición, otro interesante comentario que me he encontrado dentro de un artículo digno de analizar en el siguiente apartado:

BubbleCow. October 13th, 2009 at 5:52 am:  I agree with all that you have written, with one exception – new writers. I would suggest that for new writers short stories are NOT a good way into publishing. In fact, I would suggest that new writers are better off giving away their short stories for free in order to build a following. Then, once they have won the Pulitzer they can publish a best selling collection” >> “Estoy de acuerdo con todo, excepto en una cosa: Nuevos escritores. Les recomendaría a los escritores principiantes que no perdiesen el tiempo con relatos cortos, y que dejasen de lado sus publicaciones gratuitas, para dedicarse a algo más provechoso. Una vez que ganen el Pulitzer, ya tendrán tiempo para estas cosas”.

¿Escribir relatos, una pérdida de tiempo, o una forma imprescindible de aprendizaje? Ni lo uno, ni lo otro.

En primer lugar hay que tener más o menos presente las clasificaciones que suelen manejarse en función del número de palabras, así como lo que ello implica a efectos de la trama. Esta es la clasificación más extendida (Wikipedia Fiction): Flash fiction, Short Story, Novelette, Novella, Novel, Epic; en español se suele utilizar esta nomenclatura: Microrrelato, Relato Corto, Relato, Novela Corta, Novela, y el límite en cuanto a número de palabras nunca está del todo claro. A título personal, mi preferencia es el relato, en especial aquellos que no solo cuentan una historia, sino que además profundizan en ella, y permiten conocer a los personajes. Este tipo de relatos rondan las 30.000 palabras, situándose cerca de lo que algunos denominarían novelas cortas, aunque no es lo mismo.  En España, estos relatos tuvieron mucho éxito hace ya unos cuantos años, cuando se comercializaban en formato bolsilibros, o libros de bolsillo.

Todo escritor debería dominar perfectamente el relato antes de escribir una novela, y si bien lo primero no le dará fama, si le permitirá conocerse así mismo, y sentar las bases para que lo segundo tenga éxito algún día. Todo el mundo puede aprender a escribir bien, pero no todo el mundo sabe contar historias. Esto ya lo hemos dicho varias veces. Y si no sabes contar una historia interesante en pocas palabras, la llevamos clara. Lo normal es empezar por relatos. Salvo algún iluminado, todos los escritores comenzamos en este oficio creando músculo literario, y esto solo se consigue entrenando a fondo las técnicas del relato. Aunque esto ya sé que es muy discutible, y en ningún sitio está escrito que esto sea así, por norma. Es más, tan solo es mi opinión como escritor en fase de aprendizaje. Y puede que ahí esté el primer fallo. Un relato no es una forma literaria menor como paso previo para el abordaje de la novela, objetivo fundamental para la gran mayoría de escritores. No hay discusión posible. Veamos este artículo: Must A Novelist Begin With Short Stories? Aquí se plantea la misma cuestión, y la conclusión no podía ser más obvia: Write what you want to write. Escribe lo que quieras escribir. El problema viene después, y ese problema se llama “Rechazo Editorial”. Al respecto he encontrado un par de artículos que podrían ser de interés para los escritores: 25 Reasons Why Manuscripts are Rejected (25 Razones por las que los manuscritos son rechazados); The Reason Editors Reject Manuscripts (Razones por las que los editores rechazan manuscritos); y The top 12 reasons manuscripts are rejected (las 12 principales razones por las que se rechazan manuscritos). Interesantes lecturas que están en inglés, y cuya traducción, comentario dejamos para otro artículo. De todas formas, la realidad es muy sencilla.

Pongámonos en situación, la de un escritor cualquiera, uno de relatos (como yo), por ejemplo. Pues bien, un escritor de relatos lo tiene jodido para que alguna editorial se interese en su recopilación, algo más que evidente cuando son muchas las que rechazan este tipo de obras directamente en sus formularios de contacto. Lo cual tiene su lado positivo: al menos no te hacen perder tiempo y dinero. Ahora que como pienses en dejar a un lado los relatos, y centrarte en las novelas, precisamente por esto, tengo malas noticias para ti. Y ponerte a enviar manuscritos de trescientos y pico folios a fondo perdido, cuando lleves unos cuantos, ya veremos el tiempo que tardas en volver a los relatos, ahora ya en tu blog particular, y en abierto, esperando y rezando para que alguien te lea. Porque las cosas como son, te han rechazado no porque seas malo (que seguramente lo seas), sino porque no te han leído ni las ratas que rondan el cubo de la basura donde ha terminado tu manuscrito. ¿Por qué? Tu nombre es Emilio Iglesias,  Juan Fernández, o cualquier otro, y no te conoce ni Cristo.

Los Editores: Un negocio es un negocio

Antes de nada quisiera introducir la siguiente pregunta, la cual debéis contestar adoptando el papel de lectores: ¿Cuántos títulos de antologías de relatos actuales, que hayan sido un éxito de ventas en los últimos cinco años, serías capaz de decirme de memoria? Y ahora, ¿Cuántos títulos de novelas?

Bien, cambiamos el chip. Como todos vosotros ya sabéis, RelatosPulp.com es un proyecto editorial que busca su oportunidad, y que en algún momento nos gustaría lanzarnos al ruedo, empezar a fichar autores de calidad, y poner en el mercado publicaciones que sean del agrado del lector (relatos pulp por supuesto), algo que, cada vez, veo más difícil. Una editorial no es una ong, sino una empresa con el único objetivo de ganar dinero (o de ganarse el sustento para sus hijos, que suena mejor), al menos cuando uno decide desarrollar su actividad de forma profesional.  Entiendo por ello que muchas editoriales rechacen a los autores tipo “Juan Fernández”, que no lo conocen ni en su casa a la hora de comer, y mucho más si aun por encima presenta una antología de relatos, por muy maravillosa que sea. Y es que ésta es otra, sé de buena tienta que darle una oportunidad a "Juan Fernández" no significa que vayamos a descubrir el Santo Grial. La pregunta clave que se hace todo editor después de leer un relato presentado por alguien es ésta: Como lector, ¿cuánto estaría dispuesto a pagar por leer esta obra? A no ser que la respuesta sea "lo que fuese", esa obra no saldrá al mercado. Y entonces es cuando los escritores se convierten en editores. ¡Con un par! Si nadie me edita, me edito yo. Pero ésta ya es otra historia.

El editor sabe perfectamente que con una buena novela (o una mala novela con una buena campaña de marketing), si las cosas le salen bien, podrá ganar mucho dinero. En cambio, con una recopilación de relatos, por muy buena que sea, en el mejor de los casos sacará para cubrir costes y poco más. Un libro de relatos es muy difícil de introducir en el mercado y de explotarlo de forma viral, en el boca a boca, de promocionarlo. Una novela, todo lo contrario. Que se lo digan al editor de “50 sombras de Grey”. Hoy por hoy, a nivel comercial las únicas antologías de relatos que podrían funcionar son las que vienen firmados por autores clásicos. Es lo que hace la editorial Valdemar, y aun así habría que preguntarles a ellos hasta que punto son rentables.

Curiosamente se da la paradoja de que en los tiempos actuales, dada la celeridad y el escaso tiempo que las personas le dedican a la lectura, junto con la popularización de instrumentos tecnológicos que nos permiten entretenernos con dichas lecturas en cualquier momento, podríamos creer que la literatura de consumo instantáneo, entiéndase el relato o cuento de toda la vida, sería el formato estrella en el siglo XXI, sin embargo, parece que la realidad es otra. Para empezar en España no lee nadie, este es un país de bares, futbol, y como mucho leer mensajes de WhatsApp; luego, tampoco existe la “habitualidad” de pagar por los contenidos que se consumen, lo cual hace que el ansia emprendedora del editor se diluya antes de empezar siquiera con las tediosas y desmedidas labores burocráticas que se le imponen antes del ejercicio de la actividad, y no tiene tela la cosa.

Sin embargo, uno da un par de vueltas por la red, y de repente se encuentra con un artículo como éste: Why book publishers love short stories (¿Por qué los editores aman las historias cortas?) Vamos a ver… ¿no acabamos de decir que no existe mercado para las antologías de relatos? ¿Entonces como puede ser que la realidad sea otra bien distinta? No hace falta apurar mucho nuestra perspicacia para darnos cuenta del detalle clave. El artículo está escrito en inglés, y como no, dirigido al mercado americano. Estados Unidos es la cuna del relato comercial, ellos lo inventaron; y gracias a los relatos, a los relatos pulp, no solo se hicieron ricos muchos editores, sino que además crearon una necesidad en el público, y un deseo irrefrenable respecto a los mismos que hoy en día perdura. En España no existe esta cultura comercial del relato. Para un editor lo más seguro es lograr los derechos de un best seller, de una de esas novelas que ya se sabe que se venderán como rosquillas mucho antes incluso de que se traduzcan. Pero no nos engañemos, los editores no crean mercado, somos todos nosotros quienes de una forma u otra colaboramos para que esto sea así. Es la ley de la oferta y la demanda.

El lector: ¿Pero alguien lee? ¿Alguien conoce a alguno?

No tengo más que mirarme al espejo, y ver en él reflejada la triste realidad que estoy criticando. De niño devoraba comics sin descanso. La mayoría eran de la Editorial Brugera, Mortadelos, Súper López, y muchas otras historias. Como no, también Don Mickis, y de vez en cuando alguno que otro de superhéroes, aunque estos no eran mis preferidos. Recuerdo que los cambiaba en la librería que había al lado de mi casa, por unas cinco pesetas ¡qué tiempos! Después crecí, y comencé a dejar de lado los comics para dedicarme a la lectura de novelas, la mayoría de aventuras (La Isla del Tesoro), o de Ciencia Ficción (De la Tierra a la Luna), por citar algunas. Después seguí creciendo, y poco a poco dejé de leer. Ya no tenía tiempo. Ahora ya he crecido mucho, y no es que no tenga tiempo, sino que prefiero escribir a leer.

No soy un buen lector, lo reconozco. Pero lo buenos lectores, ¿qué prefieren? Si atendemos a las estadísticas, a las nuestras, no a las americanas, está claro, en España solo se leen novelas, al menos son las únicas que se venden. Aunque nada más lejos de la realidad. El relato gusta, y los relatos se leen tanto o más que las novelas, lo que pasa es que quizás se recurra a ellos tirando de clásicos. Porque esa es otra. No olvidemos que en términos de literatura existen suficientes obras ya publicadas como para intentar leerlas todas, y no ser capaz de hacerlo en una vida entera. Obras que uno puede conseguir de una forma u otra, incluso mucho más fácil hoy en día gracias a los lectores electrónicos. Como lector sé de unas cuantas direcciones web de donde bajarme todo tipo de novelas y relatos consagrados en un plis plas. Por supuesto actuales también. Entonces ¿Qué se vende? ¿Qué se compra? Bueno, regalarle a una amiga 50 sombras de Grey es un regalo típico. Yo lo hago (yo no), tú lo haces, él lo hace, nosotros lo hacemos, vosotros lo hacéis, y ellos lo hacen: Como mínimo ya van seis libros vendidos, y todo gracias a una buena campaña de marketing. Y al final todos leen lo mismo. O mejor dicho, casi todos. 

¿Y tú que prefieres, relatos o novelas? Pero antes de contestar dinos quien eres, si un escritor, un editor, o un lector.

Short Stories | Relatos Novelas

Short Stories (Relatos Cortos). Una clásica revista pulp de relatos; de Relatos Pulp. Estados Unidos es la cuna comercial de los relatos, y por desgracia en España no existe el mismo interés. Un relato no es una forma de arte literario menor, ni tampoco es una forma de entrenamiento cara a mayores propósitos (novelas), un relato es algo maravilloso, y sí, es una buena forma de comenzar en el mundo de la literatura, y seguro que te ayudará en tu línea de progreso.

Short Stories | Relatos Novelas

Sobre el Autor

Emilio Iglesias

Emilio Iglesias

Escritor empedernido, capitán de ésta y otras aventuras, dirige como puede RelatosPulp.com
Cargar Comentarios Previos
  • En respuesta a: laaguja

    Bueno, yo sinceramente no creo que el futuro del Pulp esté en el papel. Creo en el soporte digital. Está claro que en su época funcionaba porque el costo era barato y tenía distribución accesible, hoy tenemos la mejor opción de todas. El tema es que antes (me refiero al nacimiento del folletín o la era dorada del Pulp) el divertimiento más asequible para el estrato social era la lectura. Hoy día son los videojuegos, las películas y las redes sociales.
    Ahora, cuando esperas el autobús, viajas en el tren, tienes tu ratito del café... ese momento de ocio que bien puede dar para un relato sin quemarte mucha neurona, lo usamos para estas otras modernidades donde consigue, de una manera u otra, que le cuenten una historia a uno.
    No soy catastrofista respecto a la literatura en general, solo planteo lo que según mi opinión a ocupado el mercado de la lectura popular y más inmediata. Al que le gusta leer tiene una lista de libros pendientes a cuestas, como para permitirse el lujo de dedicarle una oportunidad al mal afamado Pulp y los relatos de desconocidos escritores.
    Tal vez si a la oferta del folletín, novela o recopilatorio se añadiera algo más como un vídeo, ilustraciones animadas, interacción en las redes sociales tendríamos un producto que funcionase económicamente.
    Esto no lo digo sin pensar, yo también me he planteado alguna vez estas cuestiones e incluso he hecho un estudio sobre el tema a modo personal.
    El planteamiento está ahí...
    Por cierto, yo también me implico en este tipo de proyectos solo para conocer a gente como ustedes :) y aprender.

  • En respuesta a: salino

    Estoy de acuerdo con lo que dices, pero olvidas un detalle que comentaré más adelante. Es cierto que videojuegos, series televisivas y películas, los blogs y las redes sociales, los smartphones y las tablets, y lo que esté por llegar (neuronas externas de plástico y yo qué sé qué más) están ocupando nuestro tiempo en esta sociedad que por momentos parece desnortada. De hecho ahora estamos comunicándonos a través de un blog, que bien podría ser un foro (de una red social lo dudo más). También podríamos aportar datos e ideas a un proyecto conjunto a través de un wiki corporativo. Yo mismo he publicado un blog de cuentos en colaboración con un amigo al que no he visto en mi vida. Yo vivo en Asturias y él en Málaga. Habremos hablado por teléfono como mucho una docena de veces. Nos conocimos a través de nuestros respectivos trabajos en nuestras bitácoras, luego nos comentamos mutuamente, más tarde pasamos a enviarnos emails. De hecho comencé a comentar aquí con el nick que utilicé para ese trabajo: Mirlitón.

    Todo este berenjenal informático sirve para algo, por supuesto, y lo he podido comprobar con ese trabajo.

    Peeero… El papel sigue siendo el papel, Meca que funciona cual Eldorado… Llegar al papel es en sí un destino. Y he propuesto utilizar una variante que suele ser desdeñada siempre, la rotativa en oposición a la impresión plana.

    ¿Y para qué y por qué el papel si en bits se gasta casi el 100% menos? Pues porque algunos, sobre todo los que leemos, aún padecemos de un síndrome atávico cual es el coleccionismo. Las publicaciones en papel pueden coleccionarse, y al cabo de unos años pueden centuplicar su valor. Tengo la colección completa de los Gigante Mortadelo: 18 numeros, a unas 60 pesetas cada uno que ahora venden en eBay por unos 500 euros.

    Aún no conozco a nadie que atesore su colección de libros para Kindle y que además espere que dentro de 20 años la colección decuplique su valor. Los bits pueden ser copiados sin distinción de originales. Los libros, revistas, fanzines y fascículos pueden ser fotocopiados, pero no es lo mismo.

    Tengo por aquí una colección de revistas impresas en rotativa del servicio de deportes de la Comunidad de Madrid. Creo recordar que tengo todos los números. Me faltaban los primeros y los solicité. Me los enviaron. Si no los hubiera conseguido creo que no hubiera dormido a gusto. Es la fuerza atávica del coleccionismo, la Meca dorada del papel. El papel es una marca de calidad. Los bits son el sucedáneo. Se trabaja en bits, por supuesto, pero con el norte del papel.

    Comentario editado por última vez entre hace cerca de 5 años y laaguja
  • En respuesta a: laaguja

    Sí, el coleccionismo. Realmente lo tuve presente, de hecho tengo un proyecto aparcado que se trata de hacer libros ilustrados encuadernados artesanalmente y con materiales reciclados. Crear un libro-objeto que se pueda disfrutar a la vista y al tacto. Esa es una idea que me gusta como autor, pero que no sé si tendrá mucha acogida en el mercado, ya que casi tendría que venderlos uno a uno por el trabajo que conlleva hacerlos.
    El tema del coleccionismo está vinculado mucho al objeto en sí. A la calidad del soporte, las ilustraciones y la numeración de tirada (contra menos ediciones mejor). Pero no es algo que pueda sostener un mercado. Que se lo pregunten a Pinini. Además no se beneficia el autor, sino los intermediarios y hasta que no pase un tiempo (¿10 años?) no tomará su valor. El producto atrayente para este reducido mercado tiene que tener calidad, mucha calidad, y no una revista. Tal vez el recopilatorio de la revista editada en tapa dura y con una atrayente portada. No sería mala idea traducir las antiguas revistas Weird y editarlas en un recopilatorio. Pero una obra nueva con autores desconocidos no convence al coleccionista a no ser que haya sido un éxito anteriormente.
    Otra idea que me viene al caso son las nuevas revistas o colecciones que realizan certámenes literarios y que cuentan, además de los lectores, con la venta a los escritores y familiares o amigos de los autores galardonado. Creo que hay muchas de este estilo y que su mercado está obsoleto.
    La cuestión es ofrecer algo nuevo manteniendo la imagen vintage de las antiguas novelas de bolsillo. ¿Qué podemos ofrecer que el comprador quiera tenerlo y que los demás no ofrezcan? Ahí está la cuestión.
    Hay más escritores (ya solo contando microrrelatistas, la cosa se desborda) que lectores undergrounds.
    Un saludo

  • En respuesta a: salino

    Humm… No me refería yo a ese coleccionismo de elite. Al que se hace con ansias de ver revalorizada la inversión, sino al coleccionismo personal… ese que roza con el fetichismo. Cuando yo compraba aquellos Gigante Mortadelo, hará unos 35 años, no estaba pensando en venderlos (todos juntos) por 600 euros, sino en completar MI colección. Y eso no se consigue con los archivos PDF, aunque también, que hay quien se baja películas compulsivamente que luego no tiene tiempo de ver. Pero un archivo MP4 no es lo mismo que un PDF, MOBI o EPUB. Es un placer departir contigo, Salino. Saludos.

  • Pues sí que le habéis dado al tema en mi ausencia, y es que ando con unos lios encima que ni tiempo tengo de pasarme por la web. Entre otros buscarle nueva casa, porquqe estoy de este servidor hasta los mismísimos.

    Una cosa, Laaguja, ¿a qué te refires con wiki corporativo? Es que me ha dado que pensar respecto a una vieja idea que tuve, ya abandonada.

    Para seguir con este tema, no sé si será mejor abrir hilo en los foros, ya que ese sistema es un poco más cómodo. Aquí los comentarios al llegar a cierto número se anidan y es difícil seguir la conversación.

    Por cierto, ayer noche me dio por ver una peli, que nunca había visto y le tenía ganas: Ed Wood (1994), y bueno, la estaba viendo y no dejaba de pensar en este hilo :D

  • Laaguja, entendí bien el concepto, pero lo saqué de contexto.
    Por más que abaratemos el coste de las novelas de consumo popular (los clásicos bolsilibros Pulp) la edición digital puede ser más barata y su distribución puede llegar a todas partes del mundo a coste cero.
    Yo soy muy práctico, entiendo el fetichismo y la necesidad de tener una colección, lo he vivido en otra época más joven, pero ahora lo que veo e interpreto en la gente es otra cosa. El texto digital, para este tipo de tirada, es lo idóneo, pero nada se sabe con seguridad ante un negocio editorial y un público donde hay opiniones tan diversas como las nuestras.
    De todas formas, por más que le doy vueltas a este asunto, sea o no digital, siempre acabo con la misma solución: No es viable económicamente.
    Emilio tiene mucha razón cuando dice que para montar algo así es necesario un equipo de profesionales y de buenos escritores, o no hay manera de que el proyecto levante vuelo.
    Por si sirve de ayuda, a cualquier lector que quiera tomar nota, hemos sacado algo en claro:
    La estética Vintage importa, pero manteniendo la calidad del maquetado y el contenido.
    Es necesario lanzar los números como una colección, y como tal solo unos números limitados por colección: Wester, Terror, CiFi...
    Se puede dar la opción de un formato digital más barato, pero solo después de un tiempo prudente desde cada 1ª edición para que el lector impaciente tenga que optar por la versión impresa.
    Aportar algo más que simples relatos, hacerlos interactivos y vinculados a las redes sociales.
    Tener un buen equipo de profesionales y una plantilla de buenos escritores.
    Sacar un producto barato y en soporte económico, que se distribuirá mediante correo ordinario. Flexible y de poco peso.
    Pues básicamente no es mala idea, de hecho da el perfil de cualquier editorial actual que comienza sus derroteros, todo depende del contenido y la calidad de los escritores, ilustradores, comentaristas.
    Un placer hablar con vosotros.
    Ed Wood era un adelantado a su tiempo, como nosotros.

  • Muy buena pelicula la protagonizada por Johnny Deep. Da para pensar… ¿El contenido debe primar sobre el continente o viceversa? Una buena historia bien empaquetada siempre será lo ideal, pero una buena historia sin tanto papel de regalo debería ser lo siguiente.

    No anidando los comentarios, solucionado el efecto estrechamiento.

    Salino, hemos llegado al meollo del asunto. El dinero. Por supuesto hace falta dinero. De ahí que mencionara el crowfunding. Existen ejemplos exitosos. Una suscripción previa, eso sí, cuando ya se tiene mucho trabajo editorial avanzado que garantice la salida de los números, puede hacer viable un proyecto humilde. Y si no se llega a los mínimos, pues a tirar de lo digital.

    La rotativa abarata mucho mucho los costes de producción.

    Existen editoriales muy modestas que publican libros muy muy dignos. Ya que alguno ha citado una página, dejadme decir la que tengo en mente: Saco de huesos. La persona que está detrás de ese trabajo tiene mucho terreno avanzado. Se dedican al género fosco, que se me antoja colateral al pulp.

    Si el trabajo es sobre el género pulp (aquellas páginas de pasta amarillenta), una edición en rotativa (insisto en que existen varias calidades en papel impreso por rotativa) no debería echar para atrás. Pero sobre una base segura: una suscripción anual para 6 ó 4 números anuales mediante crowfunding. No tiene que ser para el próximo año. Primero está el trabajo de esta web y su foro, de ir captando voluntades que se comprometan y que impliquen a amistades y familares. Antes habría que echar cuentas para saber a cuánto asciende la suscripción anual para esos números.

    Emilio, yo trabajo con Guebs para el alojamiento de mis weblogs. Ponle el punto com y ya tendrás su dirección. Profesionales serios y comprometidos. Hasta el momento no me han fallado nunca.

    Wiki corporativo… Pues un trabajo mediante un wiki en el que una serie de personas autorizadas a entrar en el wiki mediante contraseña trabajan en un proyecto común con las ventajas que proporciona el wiki, que es ir trabajando en diferentes módulos a la vez, sin tener que trabajar secuencialmente en las diferentes fases de un proyecto. No sé qué necesitas exactamente, pero puedes instalar el wikimedia que es gratuito y empezar a pirular con él. A mí me fue muy bien en un proyecto personal salvo por un hecho, y es que el wiki al que me actualicé guarda todas las revisiones y la base de datos iba creciendo y creciendo. Les pregunté a los de Guebs y me dieron la solución, pero es que el wiki no tiene un botón para eliminar opciones y había que trabajar sobre la base de datos con el PHPMyAdmin. Al final me llegó el momento de pasarlo a Word (secuencialmente) y tengo abortado el trabajo en el wiki, pero me valió de mucho.

    Volviendo al tema que nos ocupa… Eliminando la parafernalia y el papel de regalo, unas buenas historias en papel de periódico (de cierto gramaje) puede ser la solución. Después de todo, es pulp. Y trabar contacto con quienes ya publican.

    Comentario editado por última vez entre hace cerca de 5 años y laaguja
  • El crowdfunding es una opción que cada vez la veo más viable para este tipo de proyectos. Una lástima que estas páginas estén cada vez más mancilladas por grandes empresas, pero ese es otro cantar.
    Para sacar adelante un proyecto editorial a base de un crowdfunding, necesitas de una buena red de gente interesada. No basta con tener 200 amigos en el Fb, en eso tienes razón: primero toca sembrar.
    Con esta charla en mente, ayer me pasaron por twitter un blog donde el autor ofrece unos consejos muy acertados sobre la autoedición, en este caso habla sobre la autoedición de juegos, pero guarda bastante similitud con el tema que tratamos aquí. Creo que os gustará echarle vistazo.
    Emilio, tal vez deberíamos recoger esta charla en el foro y ahondar más en este tipo de propuestas que a todo escritor actual interesan. Sé que tienes ya una buena colección de artículos al caso y de aquí podrían salir nuevas dudas y soluciones.
    Un abrazo

  • Chicos, abro tema en el foro para continuar esta discusión, que me parece más conveniente que el sistema de comentarios, que por otra parte se desvian de la naturaleza del artículo.

    Laaguja, el tema del servidor ya lo tengo más o menos decidido, solo falta elegir fechas, y cruzar dedos.

    Enlace al foro: Proyectos Editoriales. Perspectivas de futuro

  • Bueno, puede asegurarles que las editoriales verán con otra cara los relatos después de que la cuentista Alice Munro se hizo con el Nobel de literatura.:D

Artículos: Últimos comentarios

Por favor... No podemos dejar que esta pasada de universo desaparezca... Por favor llama a Ridley Sc...
Prometheus 2012, la verdadera ... en Artículo Joomla
Una verdadera joya, enhorabuena, Emilio.
Maestros del Pulp 2 en Artículo Joomla
Gracias,ya estoy deseando leer las nuevas historia que traerán
Las Cucharas de Mono. Mary Eli... en Artículo Joomla
Sí Felix, Belit sería una magnífica candidata. La verdad es que se nos han quedado muchas en el tint...
Gracias por la información,muy interesante como siempre
¿Qué es la Literatura Pulp? en Artículo Joomla

Twitter Follow Me

S5 Box

Login

S5 Register