Análisis

Nuestros títulos en las tiendas de Amazon

AMAZON ESPAÑA (€) | AMAZON USA ($)

La Cosa, basada en una novela pulp de John W. Campbell

La Cosa | Astounding StoriesKurt Russell y La Cosa se hicieron famosos en los ochenta. Pero "La Cosa" viene de atrás.

Que muchos de los grandes éxitos cinematográficos actuales (y por supuesto también todos aquellos de los benditos años 80 que tanto nos gusta reverenciar), estén basados en relatos o novelas pulp, supongo que ya lo sabéis todos, al menos quienes sois habituales a esta web Relatospulp.com. ¿Verdad? Pues bien, hoy vamos a comentar una de las películas más cautivadoras que se han rodado hasta la fecha dentro del género ciencia ficción / survival horror. Y además, para la ocasión hemos hecho el completo. Es decir, hemos visto las tres películas que se han rodado, y además hemos leído la novela pulp en que se basa. Una novela que se titula «Who goes there?» (¿Quién anda ahí?), y que fue escrita por el controvertido  John W. Campbell, y publicada en la revista pulp Astounding Science Fiction de la que era editor, bajo el seudónimo de Don A. Stuart, en el mes de agosto de 1938. Información wikipedia. Ahora vamos a hacer un pequeño repaso de lo que se conoce como La Cosa | The Thing.

El enigma de otro mundo (The Thing from Another World, 1951). Ésta es la primera versión que se rodó basándose en la novela pulp de J. W. Campbell, aunque en realidad, fueron tales las licencias que se tomó el director Howard Hawks, que el resultado poco o nada tiene que ver.

El «Enigma de otro mundo» es una maravillosa película de ciencia ficción clásica, con todos los ingredientes típicos de los años 50. Aquí nos encontramos con abundancia de personajes muy estereotipados: científicos obsesionados con su trabajo, militares recios y pragmáticos haciendo las veces de héroe, e incluso la atractiva secretaria que no deja de revolotear de un lado para otro a efectos de caldear el ambiente y..., derretir el hielo polar.

Aquí La Cosa es, ni más ni menos, que un alienígena invasor de dos metros de altura, fornido como un armario; al que primero se le estudia con el típico ¿a qué nos enfrentamos?, donde el científico al cargo rápidamente encuentra respuestas para todo y así combatirlo hasta matarlo. De esto último ya se ocupa el ejército, que es lo suyo. No hay más; y toda la paranoia que nos encontramos en las dos películas siguientes, así como en la obra original, aquí sencillamente no existen.

Un detalle que me ha llamado a la atención es la forma en que, «accidentalmente» se descongela el alienígena. Éste permanece en un bloque de hielo, y el soldado encargado de vigilarle, con la intención de «apartarlo de su vista», no se le ocurre otra cosa que poner encima una manta eléctrica ¡enchufada! Digo yo que, a medida que el hielo se derrite, y la manta se «empapa», debería haber un cortocircuito, o algo así. La verdad es que resulta un poco absurdo. En todo caso, la película es una auténtica delicia que merece la pena disfrutar, sobre todo si te gusta la ciencia ficción clásica de títulos como ¿Qué sucedió entonces? (1967) o Invasores de Marte (1953).

La Cosa (The Thing 2011). Apaleada por la crítica, no es en modo alguno tan mala como la pintan. El problema lo tenemos a la hora de comparar. Es cierto que la versión de John Carpenter resulta sublime, jugando con el misterio de una forma poco menos que magistral; por algo está considerada una «obra maestra». La puesta en escena de dicho misterio partía de una serie de circunstancias a las que no se daban respuesta produciendo una suma inquietud en el espectador. De alguna forma no escrita es como si el director quisiese dejar las pistas necesarias para que, en un futuro, alguien hiciese la precuela, como así ha sido.

La versión de La Cosa 2011 encaja perfectamente en el universo creado por Carpenter, ofreciéndonos las respuestas necesarias para entender el conjunto. El trabajo del director primerizo Matthijs van Heijningen Jr., sin más trabajos que éste en su haber, sorprende entre otras cosas precisamente por eso, por debutar con un proyecto tan complejo, y además salir bastante airoso. De hecho, la trama no deja nada al azar, todo lo que sucede tiene su continuidad en la obra de Carpenter. Desde la nave espacial, que ahora podremos ver incluso por dentro, hasta la extracción del bloque de hielo que alberga al alienígena, secuencia que en la versión de Carpenter únicamente observamos a través de las cintas de video que se rescatan de la base noruega (imágenes a su vez tomadas de la película antigua). Sin embargo no todas las preguntas encuentran respuesta. Seguimos sin saber cómo se produce el contagio, ni cómo se mata a La Cosa. En suma, la historia es exactamente la misma. Cambiando la base americana por la noruega, y el papel protagonista de Kurt Russell por el de la doctora Kate Lloyd (Mary Elizabeth Winstead). La tensión no es equiparable, sustituyéndose ésta por todo lujo de efectos especiales, aunque no por ello deja de ser entretenida.

Quizás el mayor error de esta precuela sea el de, pasados los minutos iniciales, convertirse de facto en un remake. La historia de supervivencia de un grupo de noruegos atrapados con «La Cosa» en una base aislada de la Antártida, mientras son asimilados uno a uno, convirtiendo la sensación de desconfianza absoluta hacia tu compañero en el peor de los horrores imaginables, es un calco de la película de Carpenter, y eso es un error. El guión debería ser completamente distinto. Si bien los hechos que se narran deben concluir en la base noruega para darle sentido y significado a la visita que realiza a la misma Kurt Russell en la secuela, gran parte de estos podrían haberse desarrollado en otro entorno, tal como la nave espacial. Quizás, debería ofrecer algo nuevo. Un ejemplo que podríamos esgrimir, aunque el orden fuese a la inversa, es como Alien el octavo pasajero, otra película de culto, se desarrolla dentro de la nave Nostromo, siendo una película de terror clásica. Sin embargo, la segunda parte, incluso más exitosa, se desarrolla en un planeta, y ya no es de terror (sensación imposible de reproducir cuando ya conoces la historia, al igual que en el caso de La Cosa), sino que es una película de acción, sobre todo de acción. Observar como la precuela de La Cosa según avanzan los minutos se convierte en un remake, es en cierto modo frustrante. Mención especial al «momento ordenador», cuando la doctora explica como las células alienígenas asimilan las células humanas. Esa secuencia es idéntica en una y otra versión, salvo que en la versión de Carpenter el ordenador es una castaña. Por cosas como estas le llovieron los palos. Por último, los engendros que se muestran tan claramente de La Cosa, a mí por lo menos me han recordado a los que salen en el juego Dead Space.

La Cosa (The Thing, 1982). Una película de culto, y una de las mejores películas del género, que indudablemente nos evoca el recuerdo de otros títulos legendarios como Aliens, o las diferentes versiones que se rodaron de la novela Jack Finney «The Body Snatchers» (La invasión de los ultracuerpos). Siguiendo un orden cronológico de los hechos, que no de las versiones, esta película comienza con las últimas imágenes de su precuela, donde uno de los supervivientes trata de abatir infructuosamente a un perro, disparándole desde un helicóptero antes de que alcance la base americana. No consigue su propósito, y ahí comenzará la pesadilla para los americanos, que como ya hemos dicho, sigue el mismo patrón que la precuela. Lo único que cambia es la forma que ideará el protagonista para detectar cuál de sus compañeros está infectado, o mejor dicho, ha sido asimilado por «La Cosa». Si en la precuela era buscar empastes sobre muelas picadas, en ésta, el método es mucho más práctico y sencillo, atacar una muestra de sangre con calor (al igual que en la novela). Kurt Russell, que venía de rodar un éxito como Escape From New York (1981) borda el papel, y poco más se puede decir sobre esta película que no se haya dicho antes. Esta, y su precuela, son bastante fieles a la novela de Campbell, y que merece la pena ver. Ah, ¿y el final? Es para comerse la cabeza. No me extraña que hayan preferido hacer un remake / precuela, a continuar la historia donde la deja MacReady (Kurt Russell)

Orden recomendado para ver las películas: 1º) El Enigma de otro mundo 1951; 2º) La Cosa 1982; 3º) La Cosa 2011. Es decir, os recomendaría que empezaseis por la versión clásica, que como ya hemos dicho se desmarca y mucho de la historia en sí, y luego continuaséis con la versión de Carpenter. Es muy importante que veais primero la de Carpenter, y después su precuela / remake rodada en 2011. ¿Por qué? La respuesta es muy sencilla. El ambiente insano y la tensión que recrea Carpenter es superior, y si véis antes la nueva versión, os va a chafar estas sensaciones.

Relato: Who Goes There? (¿Quién anda ahí?) ¿Y qué decir acerca del relato original? Pues no sé, la verdad. Acabo de leerlo, y me ha parecido un soberano coñazo. Como ya hemos apuntado antes, no es un relato, sino más bien una novela pulp, y además bastante corta (poco más de 20.000 palabras). Se lee enseguida, y quizás no sea yo el más indicado para hacer la crítica, leyéndola justo después de haberme visto las tres películas antes citadas, y casi del tirón. Esto es algo que seguramente habrá influido en mi criterio. La verdad es que ya estaba un poco cansado de este maratón «cosiforme». En cuanto a la historia, es más o menos la misma que Carpenter llevó a la pantalla, con McReady en papel protagonista. Sin embargo los hechos son más directos. No hay dos bases diferenciadas, y todo ocurre en la misma (es el grupo de McReady quien encuentra el alien congelado en un bloque de hilo). El núcleo de la historia es La Cosa, y su capacidad para asimilar cuanto desea, haciéndose pasar por cualquier animal o miembro de la base. Estos, que lo saben, mientras desconfían los unos de los otros, tratan de hallar un test fiable que les pueda ser útil. El final es sencillo y para nada ambiguo, como en la versión de Carpenter.

Este relato / novela pulp, se publicó en la revista Astounding Science-Fiction, en el número de agosto del año 1938. Revista en la que J.W Campbell era editor, y donde publica su relato bajo el seudónimo de Don A. Stuart. Llama la atención que un relato tan laureado, y a la postre el más famoso y reconocido de este editor / escritor, ni siquiera figura a modo de título en la portada, cuya ilustración es obra de Wesso (Hans Waldemar Wessolowski).

Ver: Indice de Contenidos: Astounding Science Fiction Agosto 1938

 

AMAZON: El enigma de otro mundo (1951)

AMAZON: La Cosa (1982, 1911)

Sobre el Autor

Emilio Iglesias

Emilio Iglesias

Escritor empedernido, capitán de ésta y otras aventuras, dirige como puede RelatosPulp.com
Cargar Comentarios Previos
  • He aquí algunos datos estraidos de fuentes en Ingles acerca de Campbell y de la producción de “The Thing”:

    - Campbell tenía una línea acerca de la Ciencia ficción, que los extraterrestres no sean seres superiores a la humanidad y por lo tanto cuestionen o juzguen el modelo (norteamericano) de vida, por lo cual le gustaban las historias donde era la humanidad quienes conquistaban el espacio (y a otros formas de inteligencia) y no al revés. Si eso no sucedía el escritor tenía dos opciones: 1) que los extraterrestres se asemejen al menos en aspecto a nuestros rasgos morfológicos y que su intelectualidad y tecnología superior les dé características de distanciamiento humano (lo cual por supuesto se adaptaba casi a las líneas ideológicas y políticas de esos tiempos) tras lo cual fallaban en imponérsenos gracias a nuestros valores subjetivos (coraje, intrepidez, afecto, etc. en realidad los valores ultra-patrióticos muy en boga de esas épocas) 2) Que los alienígenas sean criaturas no humanas (o sea que sean repulsivas a nuestra vista) carentes de principios, sedientas (también hambrientas) de nuestros recursos y que pesé a su superioridad (biológica en muchos casos) acaben siendo vencidas gracias a nuestro intelecto. Como dato adicional a Campbell tampoco le gustaba el uso de la fuerza o mejor dicho de la acción en la realización y conclusión de los relatos valorando más aquellos que se resolvían y estaban escritos de manera diplomática y científica (de ahí que su propio relato sufra un poco en la tensión, emoción y suspenso que auguraba y se decante casi desde la mitad por un estilo y final más pragmático, explicativo y científico) decepcionando a muchos de los lectores que vieron la peli y después leyeron el relato. Eso sí, en la descripción de la criatura encontrada en los hielos así como la hipótesis de como se estrelló en nuestro planeta (si en verdad los ocupantes del platillo eran otras víctimas de una amenaza espacial) Campbell deja muy buen sabor.

  • - La idea que quizás se pudiera aclarar el misterio del ser (The Thing) al adentrarse en la nave alienígena estaba presente en las primeras propuestas de la película del 2011, ya que la idea en sí de que los tripulantes originales hayan sido suplantados por la criatura en uno de sus aterrizajes o exploraciones y de que estrellar la nave fue una medida extrema para destruirla están presentes en el relato (tal idea sirvió para “alien”) pero no se concretiza al destruirse la nave cuando tratan de desenterrarla; como decía la idea fue propuesta en los inicios del guión de la peli del 2011 pero desechada dado que abarcaba más de lo que los productores querían. Prácticamente era rodarse una peli muy distinta a la de Carpenter donde se contaría y desarrollaría dos tramas temporales (una extraterrestre y otra en el campamento noruego), al final los productores se decantaron por que sea lo más parecida a la de Carpenter (creyendo que el dinero les llovería, lo que les llovió fueron palos de la crítica y de los fans) a arriesgarse en otra propuesta más atractiva. Eso sí no se puede negar que al menos en las secuencias más trepidantes tan carácter de “maldad” que atribuyen a la criatura en el relato son muy palpables en las transformaciones de la peli del 2011.

  • - De hecho hay tres comics de “The Thing”, el primero relatando los acontecimientos en el campamento noruego apegado al relato hasta la mitad por lo menos para luego asimilarse a lo que fue la peli de Carpenter (de ahí lo que se aferró la peli del 2011), el segundo que es una adaptación de la película de Carpenter, y el tercero relatando los acontecimientos que suceden cuando llega el grupo de rescate (no el americano sino de una base europea). Humm pienso que sería un gran spoiler mencionar lo que aconteció después del final de la peli, así que el siguiente punto será eso, avisados quedas (para quien quiera conservar la magia y las dudas detenga la lectura en este punto).

  • - De hecho Carpenter mismo trabajo con un guión ambiguo en ciertos puntos, que luego tuvo que solucionarlos al momento de la edición y montaje final; dedicando la mayor parte del tiempo a los efectos y animatronis de la peli en los que basaba su confianza para impactar a la audiencia. Esta incoherencia argumentativa en ciertas tomas se debe a los cortes y cambios a la premisa original que era en si el remake de la peli 1951 y por el cual los productores se confiaban (si hay algo que asusta en Hollywood es el criterio de los productores ejecutivos al momento de decidir que es lo que les gusta a las audiencias y que tan buenos momentos nos han dado acuérdense de Spiderman 3) por suerte Carpenter amagó tal situación haciendo tomas que luego desecharía o no concluiría. Carpenter pensó en una película de más acción y suspenso físico que fuera entretenida para la audiencia con ligeras semejanzas a su predecesora en la línea argumental donde se visionaba una conjura militar contra el personal científico por conservar y proteger a la criatura para fines bélicos; fue llegando el momento del montaje que cambio de parecer principalmente porque los momentos de la asimilación de la criatura exigían mucho más trabajo y presupuesto con el que contaba, dejando algo confusa la forma en que esta actuaba de ahí el detalle de las ropas del personal algunas son desgarradas con manchas de sangre y en otras lucen normales. La muerte y la suplantación de algunos miembros del elenco también está alterado al desechar la trama militar como por ejemplo la muerte del científico en el momento del apagón, que era asesinado por uno de los militares cuando descubría la verdad de los planes, en la peli resulta ambiguo y curioso cómo se resuelve ello haciéndolo ver como suicidio “-¿Por qué lo hizo Mac? - A lo mejor, prefirió prenderse antes que lo atrapara, no sé” esto tendría que resolverse al final donde Mack’rready afrontaría a Chills el agregado militar quién estaría manipulando la evidencia, recuerden los pantaloncillos de Mack desgarrados y botados en el cobertizo, cómo también que Chills es el compañero de habitación de Palmer uno de los infectados y acabaría en la explosión de los hangares donde se estaba construyendo una nave. Por motivos climáticos tanto las tomas exteriores como la construcción de hangares no se realizaron y se acorto el tiempo de rodaje solución basarse en un giró argumental dando un aire de paranoia a la trama “Nadie confía en nadie” y tornar el final en algo más ambiguo. De hecho ese final no estaba planeado.

  • En una entrevista reciente el director dio la clave acerca del final de la película: " Muchos me han preguntado si Chills fue convertido y cuando se presenta a Mack’rredy este lo sospecha o también de que Mack sería una réplica perfecta por lo cual el test no le afecta; la respuesta está en el detalle y Mack (Kurt) sabe la respuesta, de hecho lo comentamos y resolvimos la escena así. Que cual es la clave? Fijesé atentamente en el aliento de los actores, un humano de verdad exhala la criatura finge, creí que quedaba muy claro."
    Algo muy textual el señor Carpenter por lo que me ví la peli de nuevo y si descubrí varios puntos nebulosos: como el ataque cardíaco, si es inteligencía o instinto lo que impulsa a la criatura, como el final ambiguo de la peli. Así que amigos quién leyo el tercer comic sabrá como continua la tramai

  • Muy interesante todo lo que cuentas Alan. Yo ni idea, y veo que la historia continua. ahora sí que quiero saber más :D

  • Vaya, yo que me había leído el relato y me había empapado con las pelis y los comics, y resulta que el webmaster ya había colgado hace un tiempo esta magnífica entrada. :p
    Como todo está ya dicho, solo cabe remarcar el ritmo lento de la novela, más próxima a la ciencia que a la ficción, y a la que le falta cierta fluidez en la prosa. Sin embargo sirve de excelente base argumental para concebir las tres películas.
    1) La de 1951, El Enigma de Otro Mundo, es un clásico de las películas de marcianos de la época, a la que se le puede perdonar su escaso parecido con la obra original a cambio de un argumento más físico y aventurero.
    2) La Cosa, de John Carpenter, es otda una película de culto mucho más fiel en su concepto a la novela, ahondando en el tema terrorífico y psicológico construyendo una especie de "10 Negritos" en medio del hielo. Absolutamente indispensable para la videoteca del aficionado pulp.
    3) La Cosa (2011) es una simple precuela donde cuenta lo que ocurrió con el primer campamento nórdico que descubre la nave espacial enterrada en el hielo. Entretenida y con buenos efectos visuales, pero pierde mucho al compararla con las otras dos en parte por el hilo narrativo y en parte por la falta de carisma de los protagonistas.
    Y respecto a los comics, ninguno de los que he leído me parece indispensable, simples obras destinadas a recolectar el saldo de los fans y que realmente no aportan nada.
    Bueno, a ver si no hay ninguna entrada de Los Ultracuerpos y me leo el libro y veo las pelis antes que Emilio. :D:p Un saludo compis.

  • Pues no Vicente, jajaja, de los ultracuerpos no he publicado nada, aún... :D Pero que curioso, justo ayer noche vi la peli de "Alguien mueve los hilos", con Donald Sutherland, y que está basada en la novela de Heinlein, y sin duda bebe de los "ultracuerpos", de hecho ahí tenemos de nuevo a Donald en medio de una trama similar. La peli es muy floja pero está llena de buenas ideas, y también muy en linea con La Cosa. Son muchas las pelis de esta temática, de ir conviertiendo a tus allegados, y luego ya no sabes en quién confiar: The faculty, comportamiento perturbado, etc...

  • The Faculty, esa es la película que me faltaba y no recordaba, gracias Emilio! Aunque no es una adaptación exacta de la obra es obvio que bebe de ella a grandes sorbos, je je. Me documentaré un poco antes de escribir el artículo, solo espero que Los Invasores de Cuerpos (Jack Finney, 1955) sea una novela algo más "viva" que ¿Quien anda ahí? de Campbell. ;)

  • No se merecen Vicente ;) La verdad es que hay infinidad de pelis y novelas relacionadas con el tema. Pero La Cosa de Carpenter es la mejor :D

S5 Box

Login

S5 Register