Temáticos

Nuestros títulos en las tiendas de Amazon

AMAZON ESPAÑA (€) | AMAZON USA ($)

Tafiofobia. Miedo a ser enterrado vivo

Tafiofobia: Se define como un persistente, anormal y injustificado miedo a ser enterrado vivo, o bien a los cementerios. Tema recurrente en la literatura pulp. Veamos un ejemplo: Tumbas para los vivos (Graves for the Living - 1937), de William Irish

Por norma, los relatos de horror suelen basarse, o bien en una serie de tópicos ya bien conocidos, o bien directamtente en aquellos miedos propios del escritor. Es como si a través de los renglones el autor tratase de exorcizar sus demonios, pero en realidad lo que hace es poner de manifiesto aquellos temores que permanecen ocultos en algun lugar de la psique humana, aunque no seamos..., o no queramos ser conscientes de ello. Una de estas fobias, bastante recurrente, y que nos ha traido un sin fin de relatos pulp, es sin duda alguna la Tafiofobia, o miedo a ser enterrado vivo. Por extensión, también se utiliza el vocablo para definir todo miedo irracional que experimentan algunas personas en torno a los cementerios.

Cuando hablamos del “miedo a ser enterrado vivo”, en términos de literatura, lo primero que se nos viene a la cabeza es “Poe”; Edgar Allan Poe. Desde luego fue él quien contribuyó de manera única a popularizar el conocimiento de un extrañísimo estado biológico que se conoce como “Catalepsia”. Desconozco si este tema fue tratado por otros escritores antes que él, o al menos ahora no consigo recordar nada al respecto, pero lo que si es cierto es que, su relato Entierro Prematuro, supuso todo un punto de inflexión, sirviendo así de base para las inumerables historietas macabras que tanto gustaron a los escritores pulp de los años treinta y cuarenta.

Pienso que hubo pocos escritores de la época que de alguna manera no tocasen el tema. Y, por citar algunos relatos, tenemos por ejemplo, “La ventana tapiada” de Ambrose Bierce; “Tumbas para los vivos” de William Irish, y, en todo caso, las magistrales obras de Lovecraft, quien trata sobre este tema una y otra vez, solo que desde una perspectiva siempre sobrenatural, vease por ejemplo “Aire Frío”, una excelente revisión a través de un zombi criogénico.

Mas tarde vendrían las películas, las cuales en su mayoría, o al menos las dignas de mención, están basadas precisamente en los relatos de Poe, para quien, como ya hemos dicho, el tema de los enterramientos en vida es sobre el que ha girado buena parte de su trabajo. Así tenemos, por ejemplo, La caída de la casa Usher (1960); o La Obsesión (1962), dentro del ciclo de Roger Corman dedicado al escritor, o también La caja Oblonga (de Gordon Hessler) con Vicent Price y Christopher Lee como protagonistas.

Ahora bien, ha sido William Irish quien ha motivado estas líneas. Sigo con la lectura de mi última adquisición; la antología de relatos pulp de Valdemar titulada:Los hombres topo quieren tus ojos, ya mediada, y no puedo hacer otra cosa más que ratificarme en decir lo buena que es.

Tan solo tengo tiempo para leer algunos relatos de vez en cuando, y es que últimamente ando un poco saturado, pero ayer tarde me leí del tirón uno de ellos: Tumbas para los vivos (Graves for the Living - 1937), de William Irish, y la verdad es que me ha gustado muchísimo. Hasta ahora uno de los mejores de dicha antología, pero aún me quedan unos cuantos más por leer.

Para ser un relato, “Tumbas para los vivos” es un poco extenso. Tiene unas 60 páginas, pero se lee enseguida.

Siempre he dicho que hay dos tipos de libros: los que se leen a párrafos, y los que se leen línea a línea. Los primeros los llamo así, porque son historias que me gustan, pero que a veces se hacen pesadas o lentas, y terminas leyendo el libro pero saltándote algunos párrafos según vas avanzando. En cambio, hay libros en los que el escritor tiene la capacidad de mantenerte pegado de forma constante. Igual la historia no es muy buena, pero esa acción continua y al detalle, sin respiro, te obliga a ir línea por línea. Esto es algo que he sentido cuando leí el relato de William Irish, a quien pienso dedicarle una entrada en la sección autores..., más adelante.

Tumbas para los vivos es un relato a caballo entre el misterio y la novela negra. Está contado en primera persona, y aquí, el narrador nos explica como un trauma infantil lleva su vida al límite, conviriténdose en una pesadilla constante. Evidentemente, ese trauma se refiere al miedo a ser enterrado vivo; pero lo más sorprendente es la historia que gira entorno a dicha circunstancia. La cual, sociedades secretas de por medio, resulta bastante poco creible, todo hay que decirlo, pero te mantiene en vilo hasta el final, y solo por ver como termina..., simplemente por eso. Aquí no hay descripciones macabras, ni gore, ni sexo, ni aquellos elementos que si solían utilizar otros escritores pulp, pero ese tono de misterio si está muy bien llevado, a pesar de que a veces resulta demasido delirante como para tomarlo en serio. Muy recomendable!!!!

Ahora, y ya para terminar esta entrada, la pregunta sería ¿Quién de vosotros padece esta fobia? No espero que nadie me conteste, sobre todo por que las personas suelen ser muy reacias a reconocer o hablar de aquellas cosas que les dan miedo. En lo que a mi respecta no es algo en lo que haya pensado como una posibilidad real, de hecho me resulta muy dicil de creer que estas cosas sucedan de forma natural hoy en día, pero me imagino que todo es posible. Basta con enlazar un poco de mala suerte con la negligencia del médico de turno, y ahí estamos, encerrados en un ataúd. Creo que lo mejor sería proponer a las compañías de telefonía movil que instalasen antenas bajo tierra. Supongo que no habrá mucha cobertura ahí abajo, rodeado de losas de granito, y ya no digamos si el cementerio está en algún pueblo recóndito. Lo dicho, mejor que nos entierren con un movil, toma de conexión para enchufar la batería, y cobertura, que a buen seguro las compañías nos seguien cobrando después de muertos... ¿o no? ¿Alguién se ha parado a pensar cuanto cobrán de más desde que alguien con contrato se muere hasta que hacen efectiva la baja? ¡Yo quiero cobertura en mi cementerio! ¡He dicho!

Sobre el Autor

Emilio Iglesias

Emilio Iglesias

Escritor empedernido, capitán de ésta y otras aventuras, dirige como puede RelatosPulp.com

Gente en la conversación

  • Y ahora venden tumbas de lujo que vienen con un cámara (por si al muerto le da por levantarse) e incluso con un sistema de llamadas!!!<br />Yo tener tafiofobia como tal no tengo, pero joder, ahí abajo con kilos de tierra por encima yo creo que cualquiera comenzaría a padecerla. Una de las peores muertes que se me ocurren.

S5 Box

Login

S5 Register