Opinión

Nuestros títulos en las tiendas de Amazon

AMAZON ESPAÑA (€) | AMAZON USA ($)

Pop Culture, ¿anclados en los años 20?

Pop CultureDe los felices años 20 a los sucios años 30, y vuelta a empezar

¿Vivimos fascinados, u obsesionados con los años 20? Pop Culture, contracción de Popular Culture, es decir Cultura Popular, supone un conjunto de manifestaciones artísticas que, como su propio nombre indica, representan un punto de referencia inequívoco y común a toda persona, en contraposición a aquellas otras manifestaciones más bien académicas o propias de clases elitistas, minoritarias, y excluyentes.  Término acuñado en el siglo XIX, y que en el área que nos ocupa, tuvo su máxima difusión literaria a principios de los años veinte, los Felices Años 20, con la efervescencia de la industria pulp: Literatura Pulp. En las líneas que siguen no vamos a entrar ni en la génesis del movimiento, ni en el desarrollo del concepto desde su aparición hasta nuestros días, pues sería poco menos que una tarea titánica. Tan solo ofreceros una interesante artículo de opinión publicado por la autora Annalee Newitz para la web io9.com, titulado: Why Is Pop Culture So Obsessed with the 1920s? (¿Por qué la cultura popular está tan obsesionada con los años 20?) Una breve  reflexión acerca de cómo el movimiento parece mostrar ciertas fijaciones respecto al citado periodo histórico.

En síntesis, esta “obsesión” de la que nos habla la autora, más o menos tangible en las diferentes manifestaciones culturales que nos rodean (libros, películas, series de televisión, etc.), no hace otra cosa más que revisar la actualidad a través del prisma que se usaba en la ficción de aquellos años, lo que implica que no dejemos de mirar atrás cada vez que pretendemos mirar hacia adelante. Un claro ejemplo de esto que estamos hablando sería esta misma web, «Relatos Pulp». Aquí estamos, en pleno siglo XXI, obsesionados con la idea de convertir la pulpa amarillenta de los añejos pulps, en bits amarillentos para nuestros lectores de ebooks.

Los años veinte fueron tiempos de ilusión, aunque también violentos, y muy convulsos. La Primera Guerra Mundial había finalizado, pero no había resuelto nada, más bien estableció un periodo de pausa caracterizado sobre todo por la salvaje especulación financiera que terminaría con el crack del 29. Años frenéticos donde todo el mundo vivía al límite, y donde la ciencia ficción alimentaba los sueños de un público tremendamente permeable a todo tipo de relatos. Durante estos años se sucedieron un buen número de hechos relevantes para la historia de la ciencia ficción, como son la obra del autor alemán Fritz Lang (Metropolis), o la invención de la palabra “Robot”, a cargo del autor checo Karel Capek. Años donde el desenfreno creativo llegó a alcanzar cotas inimaginables. Daba igual si eran escritores consagrados, amateurs, todo el mundo quería escribir ciencia ficción, y esto es así porque todo el mundo quería leerla. Las pulp magazines, o revistas pulp, fueron el máximo exponente de la cultura popular a lo largo de lo que se denomina Los Años Dorados de la Era Pulp, donde autores tan reconocidos hoy en día como Lovecraft nos mostraban sus retorcidas fantasías en revistas como la mítica Weird Tales, que entre otras cosas se caracterizaba por sus historias bizarras. Tiempos en los que Nueva York reclamaba su autoridad, donde barrios como Harlem en pleno apogeo eran un hervidero de artistas, dando un nuevo significado al concepto de cultura popular, citando al jazz como uno de los ejemplos más característicos. Tiempos en los que la mujer había logrado al fin el derecho al voto, y tiempos en los que ya no era tabú hablar de la planificación familiar y los métodos anticonceptivos: Margaret Sanger.

Los años veinte trajeron consigo una importante brecha generacional entre padres e hijos. Los primeros habían crecido entre carruajes de caballos y lámparas de gas, mientras que los segundos, ahora lo hacía acomodados a una serie de avances tecnológicos que hasta hacía poco tiempo eran impensables. Una forma de vivir alocada, desenfrenada, sin prejuicios, y que en cierto modo quedaría inmortalizada en la película The Jazz Age (1929). Una década excepcional que culminó con la Gran Depresión, seguida de los años treinta, tiempos oscuros y de hambre.

Los Felices Años 20 llegaron a su fin aquél fatídico Lunes Negro, con una caída del Dow Jones del 12,5%, y antes de que la gente pudiese asimilar lo que les venía encima, llego el Martes Negro, también conocido como “El día de la masacre de los millonarios”. Una crisis bursátil que desencadenó una serie de sucesos a modo de efecto dominó. Un colapso a todos los niveles donde el pánico fue el protagonista: Crack del 29. Acontecimientos que dan el pistoletazo de salida para los sucios años 30. Muy recomendable esta web, llena de detalles curiosos de la época, desde una perspectiva pulp: Dirty 30s! La década de los treinta fue en periodo clave, durante el cual comenzó a engrasarse la maquinaria bélica de nuevo, mientras a la par los movimientos totalitaristas tomaban posiciones.

La cuestión es..., sí, ciertamente los años 20 fueron únicos en su especie, y sí, sentaron las bases de lo que hoy es la industria del ocio y el entretenimiento, pero…  ¿de verdad existe ese paralelismo que establece la autora, respecto a la correlación años 20 / 30, y los hechos que nos rodean en la actualidad? La crisis económica, la corrupción, y el avance de los movimientos extremistas que todos los días salpican el telediario, ¿están correlacionados con el cambio de tendencia que supuso la Gran Depresión? ¿Y que tiene todo esto que ver, para que exista en la actualidad esa fijación de la cultura popular por los años 20? No sabría cómo contestar todas estas preguntas, pero sí me apetece extrapolar los datos a mi antojo, y por ejemplo, destacar cómo en España durante la década de los ochenta todo era próspero y tranquilo. De hecho, cuando la autora destaca el cambio generacional entre padres e hijos en los años veinte, algo muy parecido sucedió en España en la década de los ochenta. Los que crecimos durante estos años lo hicimos inmersos en un amanecer de adelantos tecnológicos como fueron los videoclubes, o los videojuegos de un Amstrad o un Spectrum: Ver Historias del videoclub I: Héroes de acción. Puede que los ochenta fuesen los felices años veinte, y puede que tras los atentados del 11S, como también destaca la autora del artículo, ahora vivamos en los sucios años 30, tras un crack bursátil del que aún no nos hemos recuperado.

En fin, el artículo es confuso y mezcla bastantes conceptos, aunque algo de razón tiene. Y desde luego esta web que tienes ahora en pantalla no es la más indicada para llevarle la contraria. Supongo que nuestro lema sería… “Cualquier tiempo pasado fue mejor” ¿Verdad?

P.D.: Que levante la mano el autor que no siente esa obsesión. Umm...., vaya no veo ninguno, eh! Supongo que estaréis ocupados inventando nuevos conpcetos retrofuturistas como el steampunk, el dieselpunk, y el... ¿obssesionpunk?

Sobre el Autor

Emilio Iglesias

Emilio Iglesias

Escritor empedernido, capitán de ésta y otras aventuras, dirige como puede RelatosPulp.com

Gente en la conversación

  • Es una época que me atrae, aunque no la única. Ocurre con los años veinte lo mismo que con los ochenta, que son un agujero negro que absorbe incluso productos de otras épocas.

    Desde luego, los años veinte, como los ochenta, fueron tiempos de mucha creatividad y de espíritu lúdico e ilusionante.

  • Fueron épocas de importantes cambios generacionales entre padres e hijos, y supongo que eso tendrá mucho que ver. No sé cómo se viviría en los años 20, y a riesgo de parecer carroza, sí creo que se vivía mejor en los 80 que ahora, a pesar de que internet solo existía en las pelis de ciencia ficción ;)

Artículos: Últimos comentarios

El que mas me ha impresionado hasta ahora es La sección 247,no hace referencia directa a los lugares...
Nuevos cuentos de los Mitos de... en Artículo Joomla
Por favor... No podemos dejar que esta pasada de universo desaparezca... Por favor llama a Ridley Sc...
Prometheus 2012, la verdadera ... en Artículo Joomla
Una verdadera joya, enhorabuena, Emilio.
Maestros del Pulp 2 en Artículo Joomla
Gracias,ya estoy deseando leer las nuevas historia que traerán
Las Cucharas de Mono. Mary Eli... en Artículo Joomla
Sí Felix, Belit sería una magnífica candidata. La verdad es que se nos han quedado muchas en el tint...

Twitter Follow Me

S5 Box

Login

S5 Register