Temáticos

Nuestros títulos en las tiendas de Amazon: AMAZON ESPAÑA (€) | AMAZON USA ($)

«Maestros del Pulp 1» solo disponible bajo pedido, o aquí: AMAZON USA y Createspace

Escritoras Pulp, hablemos de ellas

Escritoras PulpLa Pulp fiction siempre fue cosa de hombres, sin embargo, también hubo mujeres escritoras, ilustradoras, e incluso editoras de revistas pulp. Solo en la mítica Weird Tales se llegarón a contabilizar 127 autoras. Los pulps desde un punto de vista femenino, más allá de las historias románticas.

Resulta difícil, o casi imposible, que a la pregunta de ¿cúal es tu escritor pulp preferido?, la respuesta sea el nombre de una mujer. A veces incluso, dadas las características propias de la literatura pulp (donde sobresalía el uso de la mujer como reclamo para la venta de revistas entre el público masculino, junto con la inequívoca distribución de roles, nos podría llevar a la errónea conclusión de que las mujeres apenas tuvieron la más mínima relevancia en la industria del pulp, más allá que la de ejercer de objeto decorativo; y esto, no fue así. Además, en teoría podría estar no demasiado bien visto que fuese una mujer quien relatase los típicos horrores de las shudder pulps, por aquel entonces: Pulp, entre la censura y el pecado.

Es cierto que la mayoría de escritores eran hombres, pero también hubo mujeres escritoras, solo que muchas de ellas utilizaban apodos masculinos, dando lugar a la confusión. Es el caso de, por ejemplo, Catherine Lucille Moore, una escritora estadounidense que firmaba sus obras como C. L. Moore, y autora de una de las heroínas de espada y brujería más memorables de la literatura pulp, hablamos de Jirel of Joiry. Ver Chicas Pulp, más allá de la belleza.

Escarbando en los orígenes del pulp, no olvidemos que unas de las bases de éste lo podemos encontrar en la que se conoce como la primera novela de ciencia ficción, y ésta era obra de la autora Mary Shelley (Frankestein, 1818). A partir de ahí, a principios del siglo XX, las mujeres no fueron ajenas al fenómeno pulp de ninguna manera. Hubo mujeres que leían pulps, hubo mujeres que los ilustraban, como Margaret Brundage, y hubo mujeres que los escribían, como es el caso de las precursoras C. L. Moore o Dorothy B. Hughes, hasta las postrimeras, como Patricia Highsmith o Leigh Brackett, cuando el pulp, como tal, ya se encontraba en plena reconversión.

Según Tony Goodstone, autor de The Pulps: Fifty Years of American Pop Culture (New York: Chelsea House, 1970) resulta muy difícil encontrar la figura de la mujer en lo que a la producción de pulps se refiere, y de las pocas que hubo, probablemente la más famosa sea Margaret Brundage, cuyas portadas llamaban la atención por rivalizar en contenido erótico con las de sus compañeros masculinos de profesión. En lo que se refiere a mujeres escritoras, seguir su rastro es a veces prácticamente imposible, ya que muchas firmaban con seudónimos o simplemente iniciales. Lo que primaba era la historia, y no el autor. El autor cobraba su cheque, el lector tenía su dosis de pulp, y el editor hacía caja. La mayoría de las veces a nadie le importaba quien había escrito la historia.

Para Tony Goodstone, las mujeres más destacables de aquella época fueron Mary Elizabeth Counselman (1911-1995), escritora de historias sobrenaturales para la revista Weird Tales; y Dorothy McIlwraith, editora de la revista Short Stories hasta 1938, año éste en que se incorporó al equipo de Weird Tales, trabajando igualmente como editora hasta 1954. Cabe destacar el papel de esta mujer, ya que por aquel entonces era el menos anónimo de todos, y, probablemente el más difícil dada la atribución de roles preestablecidos en las transacciones económicas de la sociedad americana en la Era Pulp.

En la actualidad, una de las mujeres que más lucha por atribuir el merecido reconocimiento a las mujeres escritoras de aquella época es Livia Tenzer, directora del proyecto editorial New York's Feminist Press, y, bajo el epígrafe de una nueva serie «Femmes Fatales: Women Write Pulp», se ha puesto por objetivo retirar la etiqueta de escritora pulp como escritora de novelas románticas, única y exclusivamente. A lo largo de una serie de publicaciones rescatadas, en torno al concepto de mujeres fatales, nos presenta aquellas autoras y obras más destacables de la Era Pulp, como por ejemplo: Dorothy B. Hughes (In a Lonely Place); Faith Baldwin (Skyscraper) y Valerie Taylor (The Girls in 3-B).

Eric Leif Davin, historiador del fenómeno pulp y de las mujeres como escritoras, centró uno de sus estudios en la revista Weird Tales (Partners in Wonder: Women and the Birth of Science Fiction, 1926-1965). Destaca lo complicado de su estudio por el uso de seudónimos por parte de las mujeres para ocultar su género. (Fuente)

  • Según sus estudios logró identificar claramente a 127 mujeres como escritoras
  • De los 2712 relatos pulp publicados en WT entre los años 1923 y 1954, un total de 365 relatos fueron escritos por mujeres (13,5% del total)
  • El ranking de las más prolíficas sería: Allison V. Harding (36 stories); Mary Elizabeth Counselman (30); G.G. Pendarves (19); Everil Worrell (18); Greye La Spina (16); C.L. Moore (16); Dorothy Quick (15); Bassett Morgan (13); Eli Colter (12); and Margaret St. Clair (10).
  • El 40% de los poemas publicados en WT eran de mujeres. 63 autoras en total.

Sin duda alguna, la revista Weird Tales es la más interesante para ver el trabajo de las mujeres como escritoras, ya que es la revista que mayor número de ellas publicaba. Ahora veamos algunas notas de las más importantes:

Greye La Spina (1880–1969): Escritora americana que publicó infinidad de relatos cortos para todo tipo de revistas, como Metropolitan, Black Mask, Action Stories, Ten-Story Book, The Thrill Book, siendo una de las escritoras más destacadas de Weird Tales. Su obra maestra fue The Devil's Pool (1932), una historia de hombres lobo (Weird Tales, June 1932). Su primer relato fantástico fue The Wolf on the Steppes, que vendió a la revista Thrill Book en 1919.

G. G. Pendarves (Trenery, Gladys Gordon) (1885, UK – 1938). Otras de las escritoras preferidas por Weird Tales, cuyos relatos se recogen dentro de la colección Thing of Darkness. Las mayoría de sus historias desarrollan tramas acerca de investigadores de lo paranormal. Su trabajo más conocido es The Eighth Green Man (1928).

C. L. Moore: Catherine Lucille Moore (1911-1987). Escritora Americana de fantasía y ciencia ficción. De las más conocidas y de la que ya hemos hablado en numerosas ocasiones, así que no me detendré mucho más con ella.

Mary Elizabeth Counselman (1911-1995). Escritora Americana de historias cortas y poesía. Llegó a escribir hasta treinta relatos para Weird Tales, muchos de los cuales han sido recogidos en la edición Half in Shadow. Uno de sus relatos The Three Marked Pennies, escrito en plena adolescencia, y publicado en Wierd Tales (1934), fue a la postre una de las tres relatos más populares en la historia de la revista. Otra de sus historias más conocidas, de trama poltergeist, fue Parasite Mansion (1942), llevada a la televisión en el año 1961, dentro de una serie de capítulos de misterio.

Margaret St. Clair (1911-1995). Escritora Americana que también responde a los seudónimos Idris Seabright y Wilton Hazzard. Escribió su primera historia corta de ciencia ficción en 1946: Rocket to Limbo, especializándose en el género, solo que, su periodo más creativo no llegó hasta la década de los cincuenta, con títulos como The Boy Who Predicted Earthquakes (1950), no siendo así del todo correcto incluirla como escritora de la Era Pulp.

Bassett Morgan: Seudónimo de Grace Jones Morgan (1885–1977). Una de las escritoras pulp más disparatadas y extravagantes de todas las fichadas por Weird Tales. Su especialidad era el transplante de cerebros humanos en animales, sin embargo una de sus obras más conocidas es The Wolf-Woman (1927).

Everil Worrell (1893-1969). Considerada como una de las escritoras más prolíficas de la weird menace, y como no, otro fichaje de Weird Tales. Entre sus relatos más destacados figuran uno de hombres lobo Norn (1936), escrito bajo el seudónimo Lireve Monet, y otro de seducción vampírica titulado The Canal (1927).

Allison V. Harding. Escritora y abogada neoyorkina cuyo verdadero nombre era Jean Mulligan. Llegó a publicar hasta 36 historias para Weird Tales entre los años 1934 y 1954, muchas más que otros de sus compañeros masculinos. Sus obras principals son The Damp Man (1947) y The Underbody (1949).

Dorothy Quick (1896–1962). Su verdadero nombre era Margaret Rogers Straub. A lo largo de los años treinta y cuarenta escribió 15 relatos y 25 poemas para Weird Tales. Se hizo popular por su amistad con Mark Twain. A destacar títulos como The Cracks of Time (1948), y More Than Shadow (1954).

Eli Colter (1890-1984). Su verdadero nombre era May Eliza Frost. Otra escritora americana de relatos pulp, y en este caso su primeros pasos los dio en la revista Black Mask Magazine, allá por el año 1922, y desde entonces, probablemente una de las escritoras más interesantes. Entre sus obras más destacadas cabe citar The Last Horror (1927); The Man in the Green Coat (1928); The Man Who Died Twice (1939), con la que cerró su etapa en Weird Tales, escribiendo después para otras revistas como Strange Stories.

Si bien las autoras citadas son las más conocidas, hubo también muchas otras que tan solo hicieron incursiones puntuales , como es el caso de la escritoria Evangeline Walton (1907-1996), de la que solo se conoce una obra en Weird Tales: The End of the Corridor (1950); Zealia Brown-Reed Bishop (1897–1968), una escritora siempre bajo la tutela y revisión de H. P. Lovecraft –algo así como una de las becarias de la Weird Tales–; Frances Garfield (1908-2000); Leah Bodine Drake (1914-1964), quien destacó más por sus poemas que por sus relatos, de los cuales apenas se conocen más que unos pocos. Podríamos completar el repaso con nombres como Mildred Johnson; Kelsey P. Kitchel; Maria Moravsky; Loretta G. Burrough; Sophie Wenzel Ellis; y Jane Rice.

Al margen de la Weird Menace típica de revistas como Weird Tales, otro de los géneros pulp en los que era relativamente fácil encontrar mujeres escritoras, era el denominado como Hardboiled, donde la revista insignida era Black Mask, seguida de otras muchas como Dime Detective, Detective Tales o Thrilling Detective. En este enlace Hardboiled Women Writers in the Pulps, puedes ver un listado de escritoras que llegaron a alcanzar grandes éxitos dentro del género. Encontrarás nombres como Dorothy Dunn, Elizabeth Dudley, Helen Holley, Leigh Brackett, o Patricia Highsmith.

Por desgracia, existe una gran mayoría que probablemente permanecerá por siempre en el anonimato, bien porque sus trabajos no fueron lo sufientemente destacables, bien porque es imposible conocer quien se escondía tras su seudónimo. Y uno de los motivos de este artículo, es precisamente utilizarlo como reclamo, puesto que la presencia de mujeres en esta web es poco menos que escasa. Así que... ¡manos a la obra, señoritas!

La conclusión es inequívoca, al contrario de lo que podría parecer en un primer momento, la actividad de las mujeres como escritoras pulp fue ingente.

Fuentes:

Womens Pulp Fiction of the Early 20th Century

Women Writers in Weird Tales

Weird Tales by Women Writers

Sobre el Autor

Emilio Iglesias

Emilio Iglesias

Escritor empedernido, capitán de ésta y otras aventuras, dirige como puede RelatosPulp.com
  • No se han encontrado comentarios

Artículos: Últimos comentarios

Una joya olvidada del gran maestro, con un interesante toque de humor. Aunque las gracias hay que dá...
Una historia con el toque del maestro Bradbury. Me alegra mucho que Emilio se encuentré desenterrand...
Creo que la vi alguna vez, entretenida.
El Hombre con Rayos X en los O... en Artículo Joomla
Me recuerda los relatos de Asimov.
La primera misión de F.R.A.T en Artículo Joomla

Twitter Follow Me

S5 Box

Login

S5 Register